Compartir
Foto: Getty Images.
El Abierto del Polo cerró el 2017 y la mayoría de los jugadores se tomarán descanso para volver a Cachagua u otro destino en el extranjero. Lo cierto es que este pequeño receso de la temporada de Primavera-Verano reveló algunos datos notables de la buena competencia que se está desarrollando en el golf chileno, tanto en el plano profesional como en el amateurismo.
La participación de Mito Pereira es atómica. En un mes jugó en Chile cuatro torneos, donde ganó uno, dos segundos lugares y un tercer puesto. Mito siempre jugó en la última salida para el día final y nunca dejó de pelear por el título. Sí, su única y pequeña debilidad fue la carencia de cerrar los torneos, pero ese detalle ha quedado en segundo plano con el espectáculo que mostró en cada certamen. Entre las catorce vueltas que jugó en total, nueve fueron bajo 70 (su 63, de hecho, es la mejor de toda la temporada) y en doce ocasiones bajó el par. Solo un sobre par. Atómico.
Lo de Joaquín Niemann también es impresionante. Porque con poco demostró que es, a juicio de estos datos, el mejor del medio chileno. Joaco solo jugó dos torneos en lo que va de la nueva temporada y ambos lo ganó. El primero y el último. Tanto en Las Brisas de Chicureo como en el Polo cerró su triunfo en el último hoyo de definición. El Nº1 del Mundo, entre las seis vueltas que disputó en estos campeonatos, siempre bajó el par y en cinco ocasiones los 70. 
Gustavo Silva tampoco lo podemos dejar afuera de esta alfombra roja. Gussy fue el único que repitió el plato en esta temporada, ganando en Las Brisas de Santo Domingo y Los Leones. Justamente en este último certamen se lució el Rancaguino, porque se impuso ante el field con más categoría, de acuerdo a la presencia de los mejores ubicados del Ranking Mundial en referencia a los otros campeonatos jugados en Chile. Además de estas victorias consiguió un 2º lugar en Hacienda, 4º en el PWCC y 10º Abierto de Chile registrando, a su vez, las mejores tarjetas en Los Leones (65) y PWCC (65). Este jugador ha ratificado estar a nivel para participar en el extranjero y ese será su objetivo para el 2018, porque ya se ha graduado del plano nacional con tres victorias en un año.
Felipe Aguilar figura en esta lista porque se ha convertido en el golfistas con más victorias en el Abierto de Chile de acuerdo a los últimos 25 años y reciente siglo. El valdiviano ganó este torneo por cuarta vez y segunda en línea durante este 2017.  Horacio León es otro que está fino. Lora es el único profesional chileno que ganó este año un torneo en el extranjero cuando se impuso en la Final de las Series del Desarrollo. En el plano nacional también ha demostrando su buen presente, disputando cinco abiertos y en todos terminando Top Ten: 9º PWCC, 3º Brisas de Santo Domingo, 4º Hacienda Chicureo, 7º en el Polo y 3º en el Abierto de Chile.
También podemos hablar de los golfistas que emergieron en la temporada. Philippe Guidi es uno de ellos y es que en el Abierto del PWCC ganó su primer título como profesional. Esa victoria, sumado al tercer puesto en Las Brisas de Chicureo y a los dos Top 5 en Brisas de Santo Domingo y en Hacienda Chicureo, le ha permitido liderar el Ranking de los Jugadores Profesionales de Golf Asociados (JPGA).
Entre los aficionados emergentes se destacan Gabriel Morgan y Agustín Errázuriz. El primero ganó dos en seis torneos y, aparte de las victorias, conserva dos Top 5 entre los profesionales. Morgan también llama la atención por sus escores. Entre las Brisas de Chicureo y el Polo jugó veinte vueltas y en ellas bajó trece veces el par y en tres ocasiones los 70. Su regularidad también es notable porque firmó solo tres veces tarjetas sobre par, mientras la vuelta más alta fue un 75 (+3). La mejor, en tanto, fue en el PWCC, un 65 (-7), que empató la más baja de todo el certamen con Gustavo Silva. Errázuriz es otro emergente. También conserva dos triunfo en Aficionados en Hacienda Chicureo y Los Leones. En los seis abiertos que participó siempre finalizó Top 5 en Varones y acabó dos veces en el segundo puesto. Mientras que sus scores también son positivos, donde la mitad que registró fueron bajo par. Bien por el golf chileno y sus amateurs.
Otro que resalta en aficionados es Jan Hallema. Pero sobre todo por el cambio de tuerca que logró en la mitad del Abierto Los Leones. En ese torneo, desde la tercera ronda hasta el final del Polo, ha firmado solo vueltas bajo par. Cinco en total y tres bajo 70: 70-67-68-70-68. Otro pedazo jugador que le está agarrando el pulso a su golf y es que su forma de jugar, sumado al rítmico swing que posee, han de ser una de las sólidas cartas que tiene el golf chileno para el futuro.
Tampoco podemos dejar de hablar de las Damas. Ellas han sido las que más han subido el nivel respecto a años anteriores. Para partir, las mejores cuatro del Ranking Nacional son menores de 17 años. La competencia entre las mujeres de todas las categorías ha subido de nivel. Entre los ocho abiertos que se ha disputado durante este temporada, tres se ganaron con bajo par (Hacienda de Chicureo, Brisas de Santo Domingo y Polo) y otras dos con Par de cancha (Abierto de Chile y Los Leones). En los scores también se ven cambios notables: Entre todas las jugadoras que participaron en estos ocho eventos hubo 22 scores bajo par. Y todos estos datos se vieron también reflejados en el gran triunfo en el Sudamericano Pre Juvenil, donde se impusieron luego de muchos años de sequía. El golf chileno en mujeres está cambiando y para mejor.
Eso ha sido para ellas en un marco general. En individuales también hay casos sobresalientes. Antonia Matte, siendo pre juvenil y con 15 años, participó en Copa Los Andes. Anto fue la única que ganó dos veces en Damas General durante esta temporada y una de las tres que conquistó un título con bajo par en Las Brisas de Santo Domingo (-1), donde quedó como la cuarta mejor de todo el abierto . Cata Pastene, otra pre-juvenil, ha tenido intervenciones notables en estos abiertos como, por ejemplo, su 68 (-4) en Hacienda Chicureo. Esa vuelta es la segunda más baja de toda la temporada en Damas. La tarjeta más baja, justamente, fue de Carla Jané, un extraordinario 67 (-5) en Los Leones. Michelle Melandri es otro caso excepcional. La jugadora del Sport Francés también es una de las que ganó un torneo con bajo par en Hacienda de Chicureo. La otra es Natalia Villavicencio, que en solo un torneo ha demostrado ser la golfista chilena más plena. En el Polo ganó con -2. No puede quedar fuera casos como la de Carolina Alcaíno, campeona en el PWCC o Sofía Morgan, ganadora en Santa Martina. También están Cote Hurtado y Fran Vargas, quienes se han mantenido con un alto nivel durante todos estos años, como también sólidas en Copa Los Andes.
La conclusión es perfecta de lo que lleva la mitad de esta temporada. Este 2017 el golf chileno ha brillado y es que los primeros dos trimestres el protagonismo ocurrió en el extranjero con los hitos logrados por Toto Gana, Joaco Niemann y otros casos. Pero durante este último trimestre el estrellato fue de manera interna por los datos expuestos recientemente, donde demuestran que la competencia que está habiendo en cada torneos es la mejor preparación para saltar en el extranjero y encaminarse al éxito.

Comentarios

Comentarios