Foto: CG Los Leones / Crédito: José Miguel Jaramillo.
Contábamos hace unos días la historia de Mito Pereira y cómo se recuperó de manera extraordinaria, lo que implicó, más tarde, que tuviera unos datos que cualquiera se cae de espalda. Y bueno, la historia no ha terminado y al parecer, tiene para rato.
Y es que este miércoles empezó el XXVII Abierto Internacional de Golf Marbella, el tradicional torneo de verano por la costa de Chile, donde Mito Pereira se matriculó con una ronda de 64 golpes (-8). Por supuesto el chileno es puntero tras un día donde nuevamente bordeó la perfección: Nueve birdies y solo un bogey. El asunto que el 2019 para él ha sido atómico, todavía este año no ha visto rondas sobre 70, desde Cachagua hasta ese campeonato ha firmado tarjetas de 64, 67, 62 y 64. Mientras que EN esos cuatro scores solo ha hecho dos bogeys. Datos impresionantes que tienen un por qué.
Como contaba en la entrevista persona, Mito Pereria tuvo dos cambios significativos en su juego: Uno mental y otro técnico. Después de fallar doce cortes consecutivos, tuvo una sesión con el psicólogo deportivo Eugenio Lizama y además dejó en el banquillo su drive M TaylorMade para reemplazarlo por el Ping 400. El chileno dijo que ahora en los tiros se enfoca 100%, sin ninguna distracción, por el trabajo con Lizama y el drive, que es el golpe que más confianza la trae, ha hecho efecto en su juego. «Ahora estoy jugando con Ping y me ha ayudado muchísimo. Ahí está la clave de mis últimos resultados positivos”, sostvo Mito en la entrevista sobre su juego desde el tee.
Causa y efecto. Los resultados de los cambios están a la vista: a la semana siguiente de haber hecho las sesiones con el psicólogo y el cambio de driver en su bolsa, ganó en Argentina y lo que ha hecho este 2019 es impresionante. Solo este año ha embocado 37 pares y 34 birdies. Un equilibro que está inclinando cada vez más con la puntuación del pajarito. Brutal.
Hasta ahora, Pereira es el gran puntero de Marbella, pero no tiene libre el camino. El boliviano Sebastián Maclean, que tenía todo para ser líder, anotó tarjeta de 66 (-6) para ocupar el segundo puesto. El antiplánico hizo ocho birdies y estaba libre de errores hasta que enfrentó sus últimos dos hoyos, donde hizo sendos bogeys. De igual manera, Maclean pisa tobillos, igual que los cuatro scores de 67 (-6), firmados por Vicente Encina, que a su vez lidera en aficionados, Mark Tullo (defensor del título), Juan Cerda y Cristán León. 
También en la pelea con tarjetas de 68 (-4) se suman Horacio León, Felipe Aguilar, Rafa Echeñique, Matías Simaski y Gustavo Acostas. Peces gordos que harán presión a una campo que premia mucho estar al medio, aunque también si quiere rayar la cancha a punta de greens duros y banderas escondidas, vueltas bajo 70 e inferiores al par costarán ejecutarlas. Por cierto, quienes les ganaron a Marbella, entre los varones y damas, fueron 24. Es decir, casi el triple del año pasado, donde solo hubo nueve tarjetas bajo par en la primera ronda.
En Damas, en tanto, hubo una gran muestra de calidad. Catalina Pastene debutó con vueltón de 67 (-5) y es exclusiva puntera. El final de la chilena fue soñado, ya que en los últimos tres hoyos anotó dos birdies y un águila. Así imposible no irse a dormir sin una sonrisa. En el segundo puesto la escolta Antonia Matte con 69 (-3) y que también tuvo flor de cierre con birdie y águila. Mientras que Clara Pastene completa el podio con 72 (par) para ubicarse en el tercer puesto. Vea todos los resultados AQUÍ.