Foto: Getty Images
Felipe Aguilar ha ganado el Abierto Las Rocas de Santo Domingo. Lo hizo en su ley y no ha tenido que sufrir para imponerse por una distancia de nueve golpes sobre Benjamín Alvarado.
Aguilar empezó con cuatro golpes de ventaja y esta distancia la alargó a siete en los primeros dos hoyos. Alvarado entregaba en bandejas el título con su comienzo de bogey y doble bogey, pero tampoco quiso el valdiviano tomarse el triunfo como un mero regalo. Quiso ganar en su ley y ejecutó un vueltón de 67 (-5) para totalizar un acumulado total de -17. Espectacular cierre del N°1 de Chile, sobre todo porque esta semana la comenzó con una vuelta de PAR, pero luego fue agarrando el pulso a una cancha que tuvo siempre el viento presente. Porque cuando Santo Domingo está con sol, es inevitable que ruga el viento y Aguilar, con este gran factor, presentó tarjetas de 64 y 67. Y es que este jugador, gracias a sus años en el European Tour, es un experimentado para jugar en esas condiciones.
Con este triunfo, Aguilar ha confirmado que es el mejor profesional chileno del presente. Esta temporada ha jugado más en Chile y aunque no ha ganado todos, sí pudo hacerlo en los más importante: bicampeón en el Abierto de Chile y vencedor sobrante en Las Rocas. Dos torneos que a cualquier jugador se le hace agua en la boca. Ahora llega en un momento perfecto para afrontar el European Tour. Tendrá, eso sí, que salirse de la zona de confort e ingresar al coliseo para buscarse su lugar. Felipe volverá a las trincheras donde cada torneo que participará tendrá un valor especial para aguantar la tarjeta hasta fin de año. Por ahora no ha jugado nada durante esta temporada y en febrero retomará ese desafío.
En Varones Joaquín Niemann ganó por tres golpes sobre Gabriel Morgan. Los Morgan, sin embargo, no se fueron sin triunfo. Quien sacó la cara fue la hermana, Sofía, al ganar un mano a mano a Cote Hurtado. Su vuelta de 74 (+2) fue suficiente para vencer de local y llevarse su victoria más importante en su corta carrera.