Source: Getty Images
Felipe Aguilar ha vuelto ha marcar presencia en el European Tour y lidera el Lyoness Open. Un comienzo espectacular, arrasante y que lo deja como el primer candidato al título.
Hace tiempo que no veíamos a Aguilar en el podio. Es una exigencia sana, porque es un jugador que siempre deja bien parado su nombre en al menos un torneo de la temporada del circuito. Ahora, al parecer, tocó aquí, en el Diamond CC de Viena, Austria. El chileno lidera por dos golpes. Vueltón 65 golpes (-7). Un palo menos y empataba el récord de campo. Qué manera de quemar birdies. Ocho en total y un bogey. Y cómo no, si hoy apuntó 17 de 18 greens. Putteando con control remoto y jugando un golf como quien se cepilla los dientes. Brilló a toda luz para dar el primer golpe de autoridad.
¿Hace cuánto no hacía una vuelta igual o menor? Bueno, en torneos del European Tour desde enero del 2016 en la segunda ronda del Joburg Open. Mientras que a finales del año pasado entregó dos tarjetas de 64 en el Abierto de Chile. Así que es un buen augurio este score. No hay que apresurarse ni dar todo por hecho, pero cuando se parte con ese vueltón es porque hay mucho que desear. Esta semana anda fino.
Para mañana Aguilar tiene varios cazadores. No se ha terminado la jornada en Austria y tiene a cinco jugadores que le pisarán los tobillos con -5. Lo positivo es que el chileno saldrá en la mañana este viernes. Sí, llevará la presión, pero tendrá el primer turno para atacar y dejar el fierro caliente para quién quiera que lo alcance. LEADERBOARD