Foto: Warren Little/Getty Images Europe
No den por muerto a este jugador. Felipe Aguilar es esa clase de jugador que hasta el final lucha por su objetivo. Podrá no lograrlo, pero nunca dejar de intentarlo. Esa actitud claramente se vio reflejada en la primera ronda del Portugal Masters.
Aguilar no está en el primer lugar ni en el Top Ten. Se sitúa en el T39 (-2) y a cinco golpes del puntero, el holandés Joost Luiten y el sudafricano George Coetzee. El punto es que el panorama se veía feo hasta que reaccionó. Llegaba hasta su décimo tercer hoyo con +1, pero el Valdiviano le torció la mano al Dom Pedro Victoria Golf Course. Así reaccionó con cuatro birdies, dos de ellos sobre el final, para firmar una tarjeta de 69 (-2). Esa jugada le permitió quedar sesenta puestos más adelante y sobre todo con la chance de poder atacar este viernes.
Para mañana, sin embargo, Aguilar tendrá que soportar el viento, puesto que saldrá en el turno de la tarde. Un desafío total para el chileno considerando que no solo tiene que superar el corte, sino que también posicionarse entre los primeros lugares para salvar la tarjeta del European Tour. La cuenta regresiva empezó y él lo sabe. Pero sabemos que este jugador es un hueso duro de torcer y si en este mismo torneo ha quedado en el segundo puesto alguna vez, es porque también no le queda grande medirse con los mismos que están adelante en esta versión 2017. LEADERBOARD.