Gentileza Foto: www.zimbio.com

El principio de año para Felipe Aguilar hizo que surgieran dudas. Su presente no era el mejor y con la mayoría de los cortes fallados, el chileno se vio obligado de reformar su juego, pero sobre todo el mental.

Y claramente el primer resultado fue un segundo puesto que consiguió en el Volvo China Open, donde en los últimos tres hoyos perdió el título. Pero lo bueno es que ha ido en ese mismo carro. No el de la victoria, pero se ha mantenido entre los mejores. Hoy en el BMW PGA Championship del European Tour siguió en puestos destacados, terminando 11º y cerca de los primeros lugares.

Para el valdiviano fue una vuelta de más a menos, donde la abalanza se apoyó en la frustración de una tarjeta que lo pudo haber dejado peleando el título. Porque los dos birdies y sin bogeys que anotó en los primeros nueve hoyos lo dejaron top 5. En el regreso hay tres par 5 y Aguilar fácilmente podría haber escalado lugares. Pero apareció el bogey.

Los errores fueron en el 11 y 14, además de un birdie en el 12 que lo hicieron firmar una positiva tarjeta de 70(-2). Una sensación rara. Porque algo más se pudo haber hecho, pero si algo bueno que tiene el chileno es la inteligencia y sabe que un resultado como este, casi sin errores, es destacable. Ese razonamiento lo tiene entre los mejores de un field prestigioso, donde lidera tres jugadores con -10: el inglés Danny Willett, el australiano Scott Hend y el surcoreano Y.E Yang.

Pero en el WentWorth Aguilar no fue el único que destacó, su compañero de región, el paraguayo Fabrizio Zanotti, también concluyó positivo. El nacido en asunción destacó en una vuelta que firmó 70 golpes (-2), con doble bogey incluido.

Y ese error fue en el final de la ida. Zanotti embocó un eagle en el par 5 del 4 pero acabó con un doble que lo dejó en par en total y muy comprometido con el corte. Y no quiso esa frustración. Por ello se decidió a meter putts para hacer tres birdies, además de un bogey, y ubicarse 24º con -2.

Mañana será un día interesante en el torneo, porque la tercera ronda siempre pone a prueba a los jugadores, donde un buen score te podría hacer escalar y un malo a perder la oportunidad de ganar o meterse entre los mejores.