Source: Warren Little/Getty Images Europe
Felipe Aguilar ha terminado con su mala racha y pasó sin problemas el corte del Nordea Masters. Y lo hizo sin apuros. El chileno está en buenas posiciones e incluso da para ilusionarse en el torneo del European Tour.
El Barseback Golf Club de Malmoe ha dado dolores de cabeza para algunos y facilidades para otros. Lo cierto es que ninguno ha evitado un encontrón con la cancha. Aguilar ha forjado una relación pasiva y navega por aguas tranquilas. Porque este es un campo, de acuerdo a diversos comentarios, que permite atacar para el birdie, pero un error condena. Hoy el Número 1 de Chile ha firmado una destacada vuelta de par de cancha. Esa lo ha instalado con -1 en el T25 (-1) y con cercanías al Top Ten (dos palos).
Y no ha cambiado la vuelta de Aguilar en comparación con la de ayer. Hubo birdies, bogeys y nuevamente un doble. Es mejor estar más concentrado en errar por la parte buena que solo querer pegar bien. Porque una falla provoca los dos dobles que ha hecho el chileno durante estos dos días. De todas maneras, el camino para el ataque aún está libre y el valdiviano le está agarrando el pulso de a poca a este campo.
En suma, pasar el corte aquí fue más difícil que en los otros torneos que ha quedado eliminado este año. Así que esa es una buena señal para Aguilar que está más vivo que nunca en un tablero donde todo puede pasar en estas dos siguientes rondas. El puntero es el galés Jamie Donaldson con -8 y una veintena de jugadores apuestan por su caída, entre ellos el chileno.
LEADERBOARD