Foto: Francois Nel/Getty Images Europe
Felipe Aguilar ha perdido fuerzas en el Omega Dubai Desert Classic. Sí, porque el viento asesino presentan unas condiciones de cancha que generaron la caída del chileno en casi 50 puestos del tablero.
El chileno pudo completar su segunda ronda y terminar la tercera. En ambas ha hecho sobre par. Este sábado llegó al green del 16 (empezó por el 10) y el viento estaba tranquilo en el Emirates. No había soplo alguno. Así, el Valdiviano hacia pares a miras de birdies, una búsqueda anisada que terminó en el doble bogey en el Par 5 del Hoyo 3. El único y gran detalle que privó al chileno seguir entre los mejores.
En el mismo día saltaba a la tercera ronda. Ahora el viento volvía a rugir y no era un mal negocio de Aguilar. Para los efectos de las condiciones, el par que mantenía era sólido. De hecho, se tomaba venganza del doble en el 3 para hacer un birdie y quedaba par en la jornada. Buen sabor y para irse conforme. Pero se funó en el último hoyo, donde cerró con un doble para firmar 74 (+2). Otro más.
No fue un día malo para el chileno. Tampoco el mejor como el primero. Pero dos hoyos transformaron un día terrible. Desgastante. Caer casi 50 puestos prácticamente por errores precisos demuestra la insensibilidad de este deporte. El liderato del torneo lo sigue aguantando Sergio garcía con -15, quien sigue jugando y empujando sus tiros ante el fuerte viento del Emirates.