En un rato más Joaco Niemann inicia una gran final en Sage Valley para definir el título del Junior Invitational. El chileno se ubica a un golpe del australiano Min Woo Lee y empatado con el estadounidense Trep Philipps, además de otros jugadores que no dejan de pisar talones. 

Bueno, este sábado es la final y Joaco las tiene todas para conquistar. Tercera y última oportunidad. No habrán más. Al ataque. Punta y codo para una misión única. Porque este torneo será la guinda de la torta si lo gana para cerrar una fantástica carrera como Juvenil y Junior.

Para ello tendrá que imponerse antes fuertes bestias. Similares a Niemann que hoy fueron capaces de responderles al chileno con vueltas de 65 y 66. Qué cosa. Los tres mencionados, con más chances al título, se miran con respeto y los tres se verán las caras este sábado en una posición que a Joaco le acomoda. 

Joaco está en esa delgada línea donde le gusta avanzar desde atrás. Sí, ha ganado torneos donde tira una bomba de humo y se escapa en el liderato. Pero en sus victorias épicas ha llegado desde atrás. Echando el aliento, soplando el cuello y pisando los tobillos. Aunque el australiano se dispare en la última ronda, no hay duda que el chileno causará la presión necesaria. 

Así que a pesar que sea solo un palo, Joaco no siente tal presión de estar líder. Eso es otra cosa. El chileno, como en el TaylorMade Junior, el Mundial en Japón y muchos más torneos, atacará desde atrás para llevarse el triunfo. Esa es y será su querida esencia.