Foto: AJGA
Antonia Matte no se puede ir en mejor momento para enfrentar sus exigentes desafíos en Estados Unidos. En poco más de un mes la chilena jugará el IMG Junior World Championship en San Diego y Optimist en Palm Beach. Hoy los torneos más valiosos a nivel Pre-Juvenil-Juvenil.
Este fin de semana Matte arrasó en Golf Action. En la 7ma fecha, disputada en Los Leones por la Copa BanChile, ejecutó un récord muy importante. Según informa la Federación Chilena de Golf en su portal, Antonia logró la mejor tarjeta de la historia del circuito en Damas Pre-Juveniles. Vueltón de 71 (-1) para aprovechar la localía.
Y Ojo, que por esta categoría aparecieron jugadoras como Nicole Perrot y Paz Echeverría, quienes jugaron en el LPGA, y ninguna pudo lograr lo que hizo Matte, de acuerdo al dato que aportó la Federación. De remate, logró la mejor tarjeta en general del torneo, tanto en Damas como en Varones. Solo lo empató Christian Dyas. La chilena le ganó a todos.
Ahora pasó con honores el examen antes de partir a Estados Unidos. Anto llega en un perfecto momento para enfrentar el Junior World Championship y el Optimist. Y no solamente por su reciente actuación en Los Leones. Este año ha sacado pasaporte y comenzó a vivir los torneos internacionales. Partió en Lima  y luego demostró potencial en Córdoba, donde casi se lleva la victoria. Después nos representó en el Sudamericano Juvenil y hace poco jugó el certamen de la Fundación de Sergio García en un canchón. En Chile está consolidada. Lo demuestra su posición en el Ranking Nacional Oficial de la Federación donde, siendo Pre-Juvenil, se ubica 3°. Solo está detrás de Carla Jané y Paula Alcaíno. En Juveniles lidera y eso que aún no pertenece a esta categoría.
Por esto mismo es que la chilena llega en perfectas condiciones para sus exigentes desafíos en Estados Unidos. En una de esas se trae otro récord de allá. Justamente en ambos torneos es la mayor de la categoría (13-14 años). Ahora tendrá un mes para entrenar con EM Academy para así dejar bien puesto el nombre de otro chileno, como bien lo hizo Joaco Niemann.