Foto: Mena Tour

Ha sido otra semana de excelencia para Antonio Costa en el Mena Tour. Este miércoles ha firmado una tarjeta de 70 golpes (-2) para finalizar T3 en el The Golf Citizen Classic. Sí, un solo golpe le faltó para acompañar a los que fueron al desempate y postular a su segundo título en este circuito.

De lunes a miércoles Costa jugó bajo una sintonía: La reacción ante la adversidad. La necesidad lo obligó a atinar ante la situación. Primero partió con un score sobre par y en los últimos dos días se repuso con notables vueltas. O sea, el valdiviano no solamente está sólido en el juego. Lo mental ha sido el gran soporte de sus grandes actuaciones.

En la última ronda no fue la excepción. En el The Els Club de Dubai venía par de cancha partiendo el 15. Con un drive impecable y desde las 125 yardas la dejó a cinco metros de la bandera. Caja. Un notable birdie que lo repitió al siguiente luego de un approach y otro putt de metro. El chileno lo dio vuelta. Porque esos dos birdies fueron oro.

«Jugué muy bien. Sólido de tee a green, aunque fallé varias oportunidades buenas para birdie. Pero estoy muy contento de cómo di vuelta el resultado después haber hecho bogey al 14», concluyó Antonio.

«Cerré muy bien el torneo, igual que la semana pasada. Eso siempre te deja con buen gusto y motivado para seguir practicando y compitiendo», aseguró.

Así, el chileno quedó a a un golpe del español Carlos Balmaseda y el inglés Luke Loy. Notable para el chileno, que brilló otra vez en el Mena Tour. Ya es un pez gordo del circuito y lo saben. Dentro de un rato saldrá un nuevo ranking del Orden de Mérito y seguramente Antonio se mantenga o suba un par de lugares. De esa manera, su objetivo de termianr dentro de los tres mejores para postular al Q-School del Asian Tour está cada vez más cerca de cumplirse.

Mientras, Matías Calderón no tuvo un buen cierre en el torneo. El chileno tuvo un apretón de manos con una cancha donde no se llevó nada de bien. Hoy firmó un 76 (+4) para culminar 53º con +7.

Es que en los últimos cuatro hoyos, Matías anotó, casi resignado, dos bogeys y un doble sobre el final. Borrón y cuenta nueva no más para el chileno. Porque la verdad, fuera de patriotismo, su juego se reflejó muy poco en el resultado. El putt no lo acompañó esta vuelta y tuvo una fuerte repercusión.

Ya tendrá una nueva oportunidad la próxima semana jueguen otro torneo del Mena Tour. Y, claro, también estará Costa. Los chilenos no paran en Dubai.