Foto: www.latercera.com

El chileno Antonio Costa sigue con la convicción. Intacta. Con esas ganas de triunfar y  bajo una disciplina que la mejor interpretación en su estrategia de juego. Este miércoles, en la primera ronda del The Road, válido por los circuitos Mena Tour y Big Easy, anotó una tarjeta de 68 golpes para dejar su nombre nuevamente en el Top 5.

No fue fácil. Porque se encontró con el Waterkloof Golf Club de Pretoria, una cancha que pone sus mañas en los greens duros y ondulados. Así el Nº 5 de Chile hizo una estrategia inteligente. Nunca dejar su putter en bajada y ser menos agresivo con los hierros a la bandera. El resultado una vuelta de seis birdies con solo dos bogeys.

Su comienzo fue lo esencial. Sendos birdies seguidos en los hoyos 1 y 2. Con un bogey al siguiente y otro birdie en el 7 se fue al a los segundos nueve con la mismo objetivo.

Misión cumplida. Porque hizo otros tres birdies y un bogey. El golfista chileno aprovechó todos los par 5 para bajarse, bajo un compacto juego en la hierba del Waterlook.

“Hoy jugué súper sólido, fallando pocos greens  y metiendo muy buenos putts. Como los greens son rápidos y bien movidos, no se puede fallar por el lado malo”, asumió Costa tras culminar su primera jornada.

Su estrategia, claro, estaba diseñada para embocar hartos putters. Y su Scotty Cameron ha sido la herramienta perfecta para estar a solo tres del líder sudafricano Riekus Nortjecon.

Ahora Costa se concentra para otra vuelta sólida en el segundo día y llegar al viernes entre los mejores. Porque no hay nada más satisfactorio que salir en las últimas salidas de la ronda final. Pero eso lo sabrá mañana y con la propia estrategia: «Sí, la misma. Hay que ver las posiciones de las banderas y hacer los ajustes necesarios”.