Foto

Tras una larga recesión, el Mena Tour volvió a la acción para revivir su segunda mitad de temporada. Y claro, no podía faltar el chileno Antonio Costa, quien llega como el tercer mejor en el ranking de ganancias que saca pasajes a circuitos superiores. 

El torneo inaugural fue el Dubai Creek Open, cuya cancha posee el mismo nombre. Y, sin embargo, el chileno no tuvo el mejor arranque. El golf es desafortunado y a pesar que el valdiviano anduvo bien en los drives y en los Wedge, los greens le jugaron una mala pasada. 

Pero, de todas maneras, llegaba con par hasta el hoyo 15 y a partir de ahí hizo tres bogeys. En un pestañeo lo hizo firmar 74 (+3) para ubicarse T57 en la ronda 1.

«Jugué bien, pero terminé mal en los últimos hoyos. Igual estoy contento porque jugué bien, considerando que es mi primer torneo desde junio. Mañana debería ser mejor. Queda mucho aún y estoy muy tranquilo», asegura Costa. 

El otro chileno en disputa es Matías Calderón, quien jugó como amateur tras graduarse de la universidad en Estados Unidos. Ahora, poniéndose aprueba, no tuvo un mal debut. Su 73(+2) lo ubica T44. Eso sí fue desafortunado el final, porque terminó con bogey-doble. De lo contrario, hubiese saboreado el bajo par. 

Y se afirma que no es malo su arranque porque de los 23 amateur, Calderón es el quinto mejor del tablero. 

El liderato del torneo está en manos del inglés Jake Shepherd con -7, seguido del amateur indio Rayhan Thomas(-6). 

Lo bueno de todo es que los chilenos empiezan a tener una buena lectura de la cancha. Un buen score en la segunda ronda podría darle el salto. Por ejemplo, una meta razonable es alcanzar a los Top20 y la clave para llegar es mínimo una tarjeta de -4. Esa es la realidad.