Hoy nuevamente corrió fuerte el viento en el Augusta National. Pero en esta ocasión la previlejada cancha del Masters cobró factura para cada uno de los 89 participantes, sobre todo para Jordan Spieth, quien a pesar de ser el líder exclusivo con cuatro bajo el par, otros jugadores aprovecharon y cortaron distancia.

El texano jugó mal, fue su peor vuelta en Augusta y si no hubiese sido por su putter Cameron otro sería el escenario. A pesar de todo el Nº2 del mundo comenzó con el pie derecho, dos birdies en los primeros tres hoyos daban la sensación que el escape para conseguir su segunda chaqueta verde era evidente.  Sin embargo, fue demostrando que tiene mucho de humano , equivocándose como lo hizo en el hoyo 5 marcando un doble bogey.,

En los segundos nueve Jordan calmó su juego y a punta de pares condujo un camino que cada vez se le venía más difícil. En el 16 y 17 anotó bogeys. En el 18 también se pudo subir, pero un brillante putt de cuatro metros lo embocó para quedar en solitario y firmar una tarjeta de 74 impactos (+2) con -4 en el acumulado.

Y ahora el torneo está con más acción que nunca, porque algunos jugadores, aunque sin saber todavía el resultado de Spieth, aprovecharon para llegar a lo alto.  A Rory McIlroy se le vio complicado en su recorrido, pero cuando terminó en el 18, luego de salvar un increíble par, vio el trabajo de su esfuerzo para escoltar al estadounidense. El 3º del planeta quiere su chaqueta verde y está solo a un tiro, luego que hoy hiciera la mejor vuelta de la jornada con tres jugadores más: 71 tiros (-1).

Más atrás, con dos bajo el par, se ubican en el tercer puesto empatados el neozelandés Danny Lee y el estadounidense Scott Piercy. Mientras con -1 miran de reojo la chaqueta verde otro estadounidense Brand Snekeder, el danés Soren Kjeldsen y el japonés Hideki Matsuyama

Otros también se ilusionan desde el acumulado del par y seguramente algunos  lo celebraron, a pesar de no tener el mejor día. Tal ocurrió con el español Sergio García y el irlandés Shane Lowry, quienes a pesar de anotar vueltas de +3 y +4 respectivamente, se ilusionan con tener un buen tercer día.

Siete son los jugadores con par de cancha, donde sorprendió un amateur que vino haciendo las cosas bien hasta el hoyo 16. Bryson DeChambeau, californiano y ganador del reciente U.S Amateur, abandonó el green del 15 con -4 y muy cerca de Spieth, con quien compartió salida. Sin embargo, tres putts en la antepenúltima bandera que le costaron un bogey y un drive fuera de cancha en el 18 que a la postre fue un triple bogey lo hicieron perder una gran oportunidad para el joven de 22 años.

Uno que Augusta lo hizo sufrir nuevamente fue Jason Day, especialmente la segunda vuelta, la misma que ayer lo hizo anotar 41 golpes (+5). El Nº1 del mundo, que terminó par ayer, llegó con -2 a los segundos nueve donde dos bogeys y un doble lo dejaron con un acumulado de +1. El único consuelo del australiano es que otros colegas también se enredaron y quedar a cinco tiros del líder nunca estuvo en sus planes.

Para los latinos hubo un 50 y 50. Angel Cabrera (+1) y Emiliano Grillo (+3) superaron el corte, mientras que Fabián Gómez y el amateur costarricense Paul Chaplet se conformaron en su primera participación del Masters.

Punto aparte se merece Tom Watson, quien se despidió del torneo para retirarse con dos chaquetas verdes al hombro. Mañana será otro día con viento en Augusta y promete mucha acción para los 57 jugadores que quedaron con vida.