Foto

Benjamín Alvarado vuelve a la acción. Dejar inactivo a un jugador como este es echar a dormir a una bestia. Por eso es que el chileno se convenció, o mejor dicho, lo convencieron para probar suerte nuevamente en Europa.

“Benja” perdió la tarjeta del PGA Tour el año pasado y este 2016 no tuvo buenos frutos en el Web.com Tour. Así fue que su equipo lo convenció para que jugara el Q-School del European Tour. Recordemos, que desde 2007 hasta 2009, el chileno disputó el Challenge Tour, pero sin éxito. Ahora, un distinto Alvarado, cree que puede darse más chances en el Viejo Continente.

“Si bien mi juego no se adecuaba al tipo de canchas en Europa en ese entonces, hoy es muy diferente. Ya no juego un golpe de pelota tan alta como lo hacía cuando salí de la universidad y durante estos años en Estados Unidos aprendí mucho a jugar con viento”, sostuvo Benja para Puro Golf.

Alvarado jugará la primera etapa de tres en la Sección C, disputado en el Ribagolfe de Lisboa, Portugal. Este martes debuta en el torneo para postular ser el cuarto chileno en Europa (Por el European Tour, Felipe Aguilar; y por el Challenge, Mark Tullo y Nico Geyger). Y ojala sí sea.

Pero otros motivos más fuertes impulsaron para tomar esta opción: los números. Alvarado dice que “todos sabemos que Estados Unidos es el tour más exigente y donde los mejores del mundo quieren estar. Por ende, los rivales son los más difíciles de ganar. Las canchas son más largas también. Tuve en mis últimos tres años un promedio de score de 70.1. Con esa misma estadística Camilo Villegas fue número 5 del mundo el 2007. Hoy ese número ha bajado por el nivel”…

“Con ese score en Estados Unidos eres uno más. En Europa y Asia, con 70.1 estás en el top 30 del ranking en ganancias y las canchas tienen promedio 250 yds menos que en EEUU. También, en este circuito salvan la tarjeta 125 jugadores y en el Web.com, solo 75”, aseguró.

De todas formas, “Benja” tiene estatus en el Web.com para el 2017 por condición de ex campeón. Sin embargo, para tener resultados distintos hay que caminar distinto. No se puede desperdiciar a esta bestia, que una vez despierta puede arrasar con cualquiera. Sí, porque cuando se habla de calidad de golf, sea en tiros y en forma de jugar, Alvarado es único.

Ahora confía que el juego que está desarrollando encajará en Europa. Y cuando la convicción vuelve, los sueños nuevamente son alimentados.