Foto: Benja Alvarado
Una exitosa segunda ronda ha tenido Benja Alvarado en el San Luis Championship del PGA Tour Latinoamericano. Una vuelta de 69 (-3) lo mantiene, hasta el momento, en el Top 10 del torneo.
Las condiciones con la que se están jugando este torneo son terribles. Principalmente por la altura que hay en La Loma Golf, cuyos tiros vuelan 15 % más de lo normal. A esto hay que agregarle que la lluvias han dejado un fairway muy blandos y barrosos. Por eso, hay que hacerle 69 (-3) en este campo donde, además, los greens son chicos y suaves, por lo que el backspin es más un problema que una ayuda.
Así todo, Alvarado y Espinoza le pudieron hacer -3. Tiger la firmó en la primera ronda y hoy se cayó con un score de +2. Mientras que Benja logró ese vueltón con una gran remontada. Luego de hacer tres bogeys en los primeros tres hoyos, pudo darlo vuelta con seis birdies. A punta y codo, una misión sacrificada, cuya lectura de campo salió más que aprobada.
«Los tres bogeys que hice fueron sin pegar ningún tiro malo. Y eso te puede pasar acá. Greens muy blandos y hacen mucho backspin las pelotas, donde si le haces harto en los primeros hoyos la tiras al agua. Eso me pasó. Lo importante es que me mantuve paciente y con confianza de que estaba pegando bien. Jugué muy sólido y sin cometer ningún error después de los bogeys», opinó Alvarado sobre su actuación.
Como decíamos, la cancha es el verdadero rival de los jugadores. Si le ganas, solo llegarás arriba en el tablero y eso le ha pasado a Benja Alvarado. De hecho, este mismo golfista ha confesado que al «aquí le pego prácticamente dos palos menos y con swing medio tiro. Al hierro 9 le pego 160 yardas y acá le tiro 130 «. En fin, el chileno ha estudiado con éxito el campo y lo han premiado. Saca cuentas alegres, mientras, porque mañana será otra ronda y hay que saber cuándo y no atacar la bandera. Es que si la arrinconan, con estos tipos de green, puede ser terrible.