Por primera vez desde 1904 que el golf se encuentra en la lista oficial de deportes olímpicos. Esta semana Rio de Janeiro va a recibir a 60 golfistas masculinos que están entre los mejores del mundo. Podemos  destacar Bubba Watson, Henrik Stenson, Justin Rose, Rickie Fowler y el español Sergio García. No era fácil conseguir un cupo dentro de este torneo, pero gracias al gran nivel demostrado en el Tour Europeo, el chileno Felipe Aguilar se ganó sus pasajes a Rio 2016.

No creo que haya alguien en esa lista de 60 jugadores que quiera ganar una medalla más que Aguilar. Tampoco creo que haya alguien que esté disfrutando esta experiencia tanto como el valdiviano y Loreto, su señora y caddie para el torneo. Tengo la suerte de conocerlos muy bien y creo poder entender lo que ese momento significa para ambos.

Por otro lado, es difícil saber por qué  tantos jugadores decidieron bajarse de este torneo, aparentemente sin ni siquiera darle mucha importancia. Pero al mismo tiempo hay que entender que el golf es un deporte individual. Una vez que un jugador se convierte en profesional, deja de jugar torneos internacionales representando a su país o federación. La vez por ti mismo, por tu familia y la gente que te apoya.

Los torneos profesionales en los que el nombre de tu país pesa más que tu propio nombre son muy pocos. Puedes pasar temporadas enteras sin jugar un certamen representando a tu patria. Además, los golfistas no hemos crecido con una cultura olímpica, pues es primera vez en 112 años que este deporte es parte de los Juegos. No hemos sido testigos de un golfista recibiendo la medalla olímpica y nadie ha podido ver esa emoción en la cara de otro jugador.

Estoy seguro que todo va a salir bien a partir de este jeuves cuando comience la competencia y cada vez más golfistas van a querer ser parte del equipo olímpico de sus países. Pero como dice el refrán «hay que darle tiempo al tiempo». Compartir uniforme con los mejores exponentes de todas las disciplinas de tu país debe ser una de las mejores experiencias en la carrera de un deportista. Definitivamente una que me gustaría vivir.

Por Antonio Costa, profesional chileno de golf y perteneciente al Mena Tour.

.

Comentarios

Comentarios