Getty Images
Joaquín Niemann tiene especialidad en los cierres de torneos. Durante este 2018, seis veces ha jugado los domingo en el PGA Tour y en cinco ocasiones acabó con vueltas de 67 o mejor. Así promedia un score de 66.5 y combina -25 en esas seis jornadas.
Unos datos que impactan, sobre todo porque esas seis últimas rondas que ha tenido fueron en un total de ocho torneos. Gran poder de efectividad, que lo demostró recientemente en la última jornada del A Military Tribute at The Greenbrier. Después de un sábado irregular, Niemann apretó los dientes y vaya que lo demostró con un vueltón de 64 (-6), marcado por seis birdies y  ningún bogey para acumular -12 en total. Ese resultado final le permite un brillante quinto lugar, su mejor resultado como profesional y con la tarjeta del PGA Tour en el bolsillo.
El día de Niemann fue magnífico y se pueden rescatar varios momentos. Uno para enmarcarlo fue en el hoyo 16. El chileno venía limpio, sin bogeys, pero un mal drive lo obligó a jugar a buena en el fairway para posteriormente dejarse un putt de siete metros y medio para par. Adentro. El chileno embocó un tren. También fueron importantes los primeros nueve hoyos, vuelta que siempre le costó en las otras jornadas, pero que hoy finalmente le cogió el pulso con cuatro birdies.
Niemann no consiguió el cupo para el The Open, pero tendrá otra chance en el John Deere Classic, su próximo torneo, que entregará un cupo para el tercer major del año, siempre y cuando termine en el Top 5 y no esté previamente clasificado.