Matías Calderón ganó de punta a punta el Abierto de Cachagua. El de la Dehesa fue un reloj durante esta semana, sus vueltas de -5,-6 y -4 lo consagraron para conseguir su segundo triunfo consecutivo.

Calderón, tras llegar con dos de ventaja para la ronda, pasó los primeros nueve hoyos a un palo de Hugo León. Pero otra vez, como lo hizo en la victoria del Polo, comandó la remontada. Si hay un jugador seguro, y que sabe llevar la presión, ese es Matías. Porque cuando perdió la punta, un eagle en el 11 fue ese gran ataque que definió el campeonato para darlo vuelta. De ahí anotó dos birdies más, igual que Pelón que hizo un bogey entremedio. Así que se llevó otra victoria épica con -15 frente a los -14 León.

Matías escogió el momento perfecto para hacerse profesional. Habría que ver si un chileno ha arrancado como lo ha hecho este jugador. Pues, de las tres torneos que lleva jugados, ha conseguido dos triunfos y un puesto 12º. Y si nos vamos en el detalle, de las 10 vueltas que ha disputado en esa calidad, en solo una ha hecho sobre par y fue un +1. Arrasante.

Volviendo a su actuación de Cachagua, Calderón hizo 16 birdies, un eagle y tres bogeys durante estas tres jornadas. Eso es aterrador. Y con su -15 empató la última vuelta más baja lograda desde el triunfo de Benjamín Alvarado en 2011.

Pero la gran gracia se la llevó Cristóbal Del Solar. El viñamarino hizo el record de cancha este domingo cuando firmó una vuelta de 61 golpes (-11). Qué solvencia de este jugador, que despachó once birdies en esta vuelta. Notable. Y ahora la expectativa es alta, porque el de Florida State jugará el jueves el LAAC e irse con este score a Panamá es la mejor forma de llegar a un torneo que da un cupo para el Masters 2017.

Por suerte de Matías, Del Solar hizo los primeros dos días dos bajo. Así quedó 3º a uno de Hugo León que, a pesar que no ha podido cerrar las victorias en los últimos dos torneos, representa lo mejor del golf. Su registro en Cachagua es letal con dos segundos lugares y un primero en las últimas tres veces que ha ha disputado el Abierto de Cachagua.

De esta forma, Cachagua nos ha enseñado que dos promesas del golf chileno son realidad. Calderón triunfó y consiguió su segundo título consecutivo, mientras que Del Solar queda en la historia bajo una vuelta de 61 (-1), la mejor del último tiempo en nuestro golf. Este 2017 pinta para bien.