Foto: Manuel Morales/ Golf Pro Tour
Una última tarjeta de -3 fue suciente para que Matías Calderón sea el ganador del Abierto de Santa Augusta. -10 en total para, además, sellar su tercer triunfo en esta temporada y así ser el jugador con más victorias durante el verano. Un saldo de tres triunfos en ocho campeonatos como profesional.
Oportuno, ninguna se le va. El único fue el título que se le arrancó a manos de Silva en La Serena. Pero las demás las ha aprovachado. En Santa Augusta no tuvo filtro. Desde el primer día su nombre sonó tan fuerte que solo una caída suya podía dar la parada a otro candidato.
 Santa Augusta respondió positivamente para su regreso al abierto con profesionales. A algunos le queda grande, pero Matías le baja los humo. Y es que al parecer tiene una atracción con este tipo de canchas: Polo, Cachagua y la ubicada de Quintay algo tienen en común. En las tres ganó con -10 para arriba y bajó siete veces los 70.
Todo indica que Calderón será uno de los golfistas chilenos a mirar en el extranjero. Probará suerte en el Q-School del Sunshine Tour, cuya competencia abre puertas para el European Tour.  Ese es su target. Ahí quiere jugar y estas tres victorias son la primera aprobación para seguir los pasos de Felipe Aguilar.