El Líbero

Foto: ellibero.cl

El PGA Tour Latinoamericano lanzó su calendario para la segunda mitad de temporada que partirá a fines de agosto hasta principios de diciembre. Y como hubo algunos países que celebraron, tales como Nicaragua y Argentina, en uno corrió el sabor a decepción por su golf.

Ese es Chile. Era un secreto a voces entre los golfistas. Primero partió con el cierre del Chile Classic, torneo perteneciente al Web.com Tour que el 2015 celebró su último evento.  Este 2016 ya no parecía en el calendario del circuito norteamericano. Y ahora, tras la confirmación del PGA LA, el Abierto de Chile dejó de ser parte del circuito que lo representó por años.

Una decepción por el golf chileno. Teniendo destacados jugadores en el extranjero, ahora se hace aún más difícil exportar materia prima cuando no hay torneos internacionales en Chile. Además, hay cada vez menos campeonatos profesionales.

Otros países latinoamericanos han sufrido también por motivos internos de su país. Venezuela, donde hay una fuerte disciplina del golf, está perdiendo hegemonía por razones políticas. Pero, por otros rincones del continente, hay celebraciones.

A excepción de Paraguay, Bolivia, Chile y Venezuela, en el resto de los países sudamericanos y también latinos se han y celebrarán torneos válidos por el PGA LA. Nicaragua, de hecho, reemplaza a Chile. También en algunos se nota el interés por crear esa materia prima y qué mejor con una destacada competencia.

Colombia organizará otro certamen y con esto son dos los que recibe del PGA LA y uno del Web.com. Fundamental su esquema para el golf. Qué decir de Argentina: ahora sumó otro campeonato y para el semestre que se viene dará la bienvenida en su tradicional Abierto y Argentina Classic, cuyo ganador tendrá el derecho de disputar el Open Championship de 2017. Son tres eventos de ese país en el circuito latinoamericano.

Mientras que México mantiene el estatus más alto de la región en este deporte. Ahora sumó otro en el PGA LA, el San Luis Potosí Classic y con ello organizará tres en total. Hay que sumar los que se juegan en el Web.com y cómo no, el nuevo WGC del PGA Tour.

Argentina, Colombia y México son el ejemplo a seguir para promover el golf. Chile, hasta ahora, ha hecho lo contrario con sus profesionales, dado que no le generan una alta competencia en en plano nacional, acorde a las expectativas necesarias para adaptar a un golfista en el mercado internacional. A partir de ahora, tendrán que saltarse ese importante e indispensable proceso.