Foto: Mena Tour

Pocos, pero influyentes errores cometió el chileno Antonio Costa en la segunda ronda del The Road, torneo válido por el Mena Tour y Big Easy. Su juego no fue el motivo de su caída al 29º puesto del tablero, sino un doble y otro triple bogey que le mancharon su tarjeta.

Así es el golf. Sensible cuando quiere. Porque para Costa fueron esos días donde haces un tiro malo y la consecuencia es grave. Depende de cómo te levantas dicen algunos. Lo cierto es su final fue un 75(+3) para quedar con -1 en total. Positivo mirándolo desde los dos hoyos que se subió en cinco sobre el par.

“No jugué mal, pero el doble y el triple me mataron. Aparte no anduvo tan fino el putt. Tendría que haber sido máximo un score de 72, pero ya fue. Me siento con confianza para mañana y es la última vuelta del torneo que voy a jugar hasta septiembre, así que espero cerrar bien”, aseguró el valdiviano.

Aparte del deslice que tuvo en los dos hoyos, embocó tres birdies y solo un bogey en el recorrido del Waterkloof Golf Club de Pretoria. Confianza la tiene, pero hoy se le escapó un poco de las manos y la consecuencia fue letal.

“Sé que estoy jugando bien. Es cosa de mantenerme paciente. Los resultados van a llegar y errores voy a cometer, solo tengo que tratar de eliminar esos números altos”, confiesa.

Quemar birdies o morir. Mañana toda la carne a la parrilla. Última ronda de la temporada y el chileno ha convertido en una necesidad tener un buen final para seguir entre los mejores del Orden de Mérito del circuito. Ganas, le sobran. Porque apenas finalizado el día Costa partió al green de práctica.

El líder sigue en manos del sudafricano Riekus Nortjecon con -11. Casi inalcanzable, pero sí la zona de Top Ten, que está a la vuelta de la esquina con -4 y solo a tres golpes para el chileno. Birdies o morir, así de simple.

Leaderboard