Golf Advisor
La USGA eligió a Shinnecock Hills Golf Club para que el 118th U.S. Open Championship fuera aún más importante. Hablamos de una cancha que recibió a la segunda versión de este torneo en 1896. Pero también cobra aún más prestigio el segundo Major del año porque su field es impresionante. Mickelson no irá a la graduación de la hija ni Tiger se operará de la espalda. El US Open se viene magnífico y estos son, por su pasado, presente y futuro, los diez candidatos más potentes para ganar:
Jason Day: Empezó el año ganando el Farmers Insurance en Torrey Pines, luego acabó T2 en Pebble Beach y repitió victoria no hace mucho en el Wells Fargo Champioship. El T5 en el The Players es otro resultado valioso. El australiano realmente está jugando bien y consistente durante todo el año, donde no ha fallado cortes. Su peor actuación en el US Open fue el año pasado, donde no pasó el corte, pero hacia atrás vemos destacados Top Ten y en algunas rozando el triunfo. T8, T9, T4, T2 y 2°. Espectacular. Otro dato: en las últimas diez versiones de este Major, Day conserva el mejor promedio de score con 71.2. Un candidato con todas sus letras. 
Bryson DeChambeau: Este bichito raro que todos miraban con extrañeza mientras probaba una teoría en el golf vinculado con la física es un candidato firme. Definitivamente, este año el estadounidense se destapó con dos Top Five, un segundo lugar y una victoria en el reciente Memorial Tournament. Puede ser un poco joven aún ganar un Major y sobre todo en Shinnecock Hill, pero es sin duda uno de los que jugadores que llega más en forma.
Rickie Fowler: Su segundo lugar en el Masters y 8° en el Memorial destacan entre sus resultados del 2018. Pero, en realidad, sus nueve Top Ten en Majors, donde habitan tres segundos puestos, son las razones de su presencia en esta lista de candidatos.
Dustin Johnson: Siete Top Ten en diez torneos con dos triunfos durante esta temporada. Su victoria en el St.Jude Classic le devolvió el liderato mundial y confianza para llegar pleno al US Open, un torneo que le revuelve la guata, donde en cada unos de sus tres Top Ten y triunfo tiene un capítulo aparte. Una relación especial entre ambos.
Jordan Spieth: Hasta Augusta, el estadounidense jugó muy bien con sus tercer lugares respectivos en el Houston Open y Masters. Después del Byron Nelson fue su mejor resultado con un Top 25. Su presente no importa, porque Spieth es un jugador de Major. En los Grandes, conserva el segundo mejor rendimiento en cuanto a anotaciones de birdies o eagles con 4.17 por vuelta. También posee el quinto mejor promedio de scores de los últimos diez US Open y ha sido líder o co-líder después de 16 rondas en torneos Majors, superando por nueve a cualquier otro jugador desde 2014.
Marc Leishman: Les puede sorprender el nombre del australiano, pero en realidad es que hace tiempo viene buscando una victoria en grande. El 25% de sus resultados en Majors fueron Top Ten. Pero al contrario de Spieth y Fowler, su presencia en esta lista es por su presente: T8 en Torrey Pines, T7 Arnold Palmer, 9° en el Masters (líder hasta la tercera ronda) y 2° en el Byron Nelson. Leishman podría ser una gran sorpresa.
Phil Mickeson: Seis segundos lugares en el US Open y la pieza que falta del puzzle para completar el Gran Slam. El zurdo vuelve Shinnecock Hills, donde salió 2°, con la victoria en las narices, para entregársela a Retief Goosen. ¿Su 2018? T5 en Phoenix, T2 Pebble Beach, T6 Genesis Open, 1° en el WGC México y T5 Wells Fargo Championship. No hay más que argumentar, uno de los candidatos más potentes.
Justin Rose: Otro candidato por nombre. Triunfo en el Fort Worth, además de otros cuatro Top Ten en el 2018. Ex campeón del US Open también. Sin duda uno de los jugadores más consistentes de los últimos dos años.
Jon Rahm: Tarde o temprano, el español ganará un Major. Shinnecock Hills suena bien para Rahm y sobre todo por cómo juega. Un requisito para esta cancha es tener buen tiro a green para evitar entramparse a los al rededores. En eso, Jon es 12° del tour en Green in Regulation y 3° en anotar birdies o mejor. Cuando anda con el putter en llamas, es un killer.
Tiger Woods: Bueno, seleccionar este candidato es un poco populista. Posiblemente Justin Thomas tenga más chance de ganar que Tiger, pero lo cierto es que el californiano siempre será un postulante a ganar. Hoy por hoy, es el único jugador en competencia que por lejos ha ganado más Majors. Es cierto que el último fue hace diez años; sin embargo, este 2018 ha renacido y lo demostró en el Honda (12°), Valspar (2°), Arnold Palmer (5°), Masters (32°), The Players (11°) y T23 en el Memorial. Tiger es Tiger.
Bonus track
Justin Thomas y Adam Scott: Quizás es un pecado no poner a Thomas cuando hace solo una semana era número 1 del mundo. Su juego es una ruleta rusa en Shinnecock Hills: puede ser campeón o quedar eliminado antes del fin de semana. Mientras que el australiano también podría ser opción.No hace mucho, estaba irreconocible, pero de a poco empezó a tomar ritmo tras su cambio de swing y los resultados están a la vista: T11 Players, T9 Byron Nelsón y clasificó épicamente en la qualyfing para el US Open. Además, desde el Masters del 2002, ha jugado todos los Majors sin faltar en ninguno.

Comentarios

Comentarios