Foto: www.golfdigest.es

El golf es uno de los deportes que solo con la picadura de un bicho le juras amor y lealtad.  Muchos, van más allá, cruzando esa barrera para llegar al profesionalismo y vivir de esta disciplina. Esa comprende de muchas cosas, desde una gran inversión monetaria hasta conllevar un estrés emocional tan sólido como tu juego.

Ser profesional es caro. Todos los deportes comprenden de un esfuerzo para estar vigente en su competencia. Pero el golf es una disciplina que, además de tener el talento y una mentalidad sólida, se necesita una inversión no menor. Para comenzar, según el presidente de la JPGA, Francisco Valdés, en Chile hay que tener una base de $600.000 mensuales, dejando de lado el costo del torneo. Es decir, en moneda estadounidenses, el monto inicial sería algo así como de 390 Dólares. Solo en tu país.

¿Pero qué sucede en el extranjero? El bolsillo duele mucho, pero mucho más. Varía cuánto sería en cada circuito de América, Europa y Asia. Los jugadores latinoamericanos, frecuentemente, comienzan su carrera en el PGA Latinoamericano. En ese Tour la inversión llega un total de 45,500 mil Dólares, nos cuenta el jugador miembro, Christian Espinoza de Chile. Esto, en el caso de tener la tarjeta para todo el año, incluyendo las dos mitades de temporada con 11 torneos, inscripciones, viajes, caddie, hoteles, etc.

Los gastos de coach y vivir no cuentan. Pero agregando los $ 390.00 USD  que nos dijo Valdés con los 45.500 USD de Espinoza el monto llega a un aproximado de casi 50.000 Dólares. Esto para jugar en Latinoamérica y comenzar tu carrera. También, hay que considerar las ganancias. Para un torneo hay un pozo de $ 175,000 USD, cuyo ganador recibe 27,000. Es decir, hay que conseguir dos victorias para recuperar la inversión o solo una y haber quedado en varios Top Ten.

Por ejemplo, el mejor del ranking de ganancias de la primera mitad de temporada es el argentino Puma Domínguez, que jugó 8 eventos, logrando un Top 25, Top 20, Top 5 y dos segundos lugares, además de dos cortes no superados. Esas actuaciones necesitas para recuperar la inversión.

Qué pasa con Europa. Un destino acertado para cada golfista. Muchos latinos han parado en el Viejo Continente para conseguir éxito, tales como Eduardo Romero (Arg), Emiliano Grillo (Arg) y el Felipe Aguilar (Chi), entre otros. Pero ese sacrificio tiene un costo.

El chileno Nicolás Geyger está comenzando carrera en Europa y va en el segundo año del Challenge Tour. Nos cuenta que una temporada completa en ese circuito varía entre los 70 mil Dólares, dependiendo de los costos. Más allá de lo exigente que es conseguir y mantener la tarjeta, la inversión no es menor y cuesta $ 20.000 USD más que el PGA Tour LA.

Mientras que para recuperar la inversión también es exigente. Hasta la fecha, donde se han disputado 13 torneos, el líder de ganancias es el inglés Jordan Smith con un total de 83,102 USD. El golfista superó el gasto con una victoria, 2º, 3º y cuatro Top 20 en 11 eventos jugados. Para Geyger, el recibo de sus actuaciones es de 25,020 USD, ubicándose 34º en el ranking. Y eso que ha sido una destacada temporada para el chileno.

Estar en el European Tour es aún más grandioso. En general, al conseguir la tarjeta, llegas desde el Challenge Tour y «salvado» monetariamente. Aunque, el costo de una temporada no es bajo y si no estás con un nivel apto, los bolsillos pueden sufrir. Felipe Aguilar, jugador perteneciente al circuito, nos cuenta con lujo y detalle.

«Tienes que pensar que uno viaja de 8 a 10 veces desde Santiago (Chile) a Europa. Después uno juega aproximadamente 25 semanas, que es 25 por 7 noches de hotel, comida, arriendo de auto, de todo. Depende de qué hotel te quieres quedar, si es bueno, más o menos o también arrendarte una casa. El financiamiento no es barato. De hecho, es un deporte caro y hay que levantar buenos auspiciciadores. Una temporada en el extranjero puede costar entre 150 y 300 mil Dólares, dependiendo de las comodidades que quieras tener».

Es decir, mantenerse en el European Tour, independiente de las ganancias, duplica el costo del Challenge Tour y triplica el PGA Tour La. Mientras, empezar la carrera por Asia es la más barata para jugar en el extranjero. El chileno Antonio Costa debutó este año en el Mena Tour, circuito del medio oriente y Asia, cuya inversión varía entre los 27 y 30 mil dólares. Luego, este camino te ofrece ir al Asian Tour y postular muchas veces al European Tour, siempre y cuando quedes entre los cinco mejores del ranking de ganancias.

Ser golfista no es fácil, requiere de esfuerzo y sobre todo pasión, una pasión gratificante, independiente del éxito. Ganar un torneo, participar en una vuelta con jugadores brillantes o simplemente finalizar los 18 hoyos bajo ningún error son los pagos suficientes de un trabajo perfecto…para algunos.