Foto: PGA Tour
Un reciente estudio, analizado desde el 2015 por la Royal and Ancient y la USGA, ha detectado relevantes cambios sobre la distancia generada con el driver. Y es que sus conclusiones ponen en alerta al golf mundial.
De acuerdo al estudio realizado entre el 2016 y 2017, se analizaron más de 300.000 drives al año entre los siete circuitos principales del mundo (PGA Tour, European Tour, Web.com Tour, Japan Golf Tour, PGA Tour Champions, LPGA Tour y Ladies European Tour) y donde en la investigación incluyó a los amateurs. Los resultados son elocuentes, porque en los últimos años el aumento de la distancia se ha elevado en más de tres yardas respecto a 2016. La diferencia de acuerdo al último estudio es relevante, dado que en los informes del 2015 y 2016, se detectaron que la distancia del driver respecto a 2003 había solo sido de 0.2 yardas por año.
De acuerdo a lo indicado por Golf Channel Latinoamérica, que se profundizó más en el estudio, «los mayores aumentos de distancia entre 2016 y 2017 ocurrieron en el Web.com Tour (6.9 yardas de promedio), LET (6.4 yardas) y Japan Golf Tour (5.9 yardas). Solo en el LPGA Tour ocurrió una disminución en la distancia de los tiros de salida (-0.8 yardas)», concluyeron.
Aunque todavía no hay ninguna medida al respecto sobre esta materia ni tampoco una calendarización para discutir sobre el tema, sí existe una reflexión para llegar a una conclusión y aplicarla. El R&A y la USGA están abiertos para hacer cualquier cambio mientras sea para mejorar los intereses y estatus del golf en todos sus niveles. Y es que, al fin y al cabo, buscan encontrar un punto medio entre la habilidad y la tecnología, sin que esta última tome protagonismo por sobre la primera.