(Stan Badz/PGA TOUR

Benjamín Alvarado se ha lucido en la tercera ronda de la Qualy para el PGA Tour LA. El chileno empató la segunda mejor tarjeta de la ronda y queda en posición de clasificación.

Alvarado firmó un 67 (-5) y ha sido suficiente para ubicarse T10. Así es, el chileno ha subido como espumante en la tabla, escalando más de veinte puestos en la clasificación. Su notoriedad la encontró a partir del 6. Desde ahí venía sobre par hasta que los cables dieron la corriente: dos birdies antes de terminar la ida y otros cuatro en el regreso, donde tres de ellos fueron consecutivos desde el 13. Benja ha despertado.

Christian Espinoza sigue a su ritmo. Que ni lo molesten. A ese estilo ganó en la semana pasada en Santo Domingo y ahora va por un camino similar. Porque es así: el chileno no ha firmado tarjetas sobre par desde ese triunfo y tampoco en Argentina. Hoy anotó un par de cancha, producido más que todo por ese doble bogey que cometió en el Hoyo 11. Tiger se ubica T14 (-3) y desde la ronda 1 se instala a un golpe de recuperar la membresía en el circuito.

La competencia está dura y no deja pestañear a nadie. Si mañana alguien hace sobre par queda fuera. Incluso una tarjeta de uno bajo puede ser peligroso.. Por lo menos, hasta ahora, los chilenos estarían logrando el estatus condicional por quedar entre los Top 30. Pero eso es mirar en menos, porque hasta que se termine no se puede dejar de ver la victoria, la que ahora está amarrando Thomas Baik con -11, el mismo argentino que salió 2º en el Abierto de Chile.