Foto: www.nydailynews.com

A través de su cuenta Twitter Rory McIlroy felicitó a Dustin Johnson por su victoria en el US Open en Oakmont, el primer mejor de su carrera. Un gesto de caballero, digno del jugador norirlandés, quien quizás no le importe que DJ le haya robado el tercer puesto del ranking mundial. Pero para el mundo del golf significa mucho.

Tras su victoria en el segundo major del año, Dustin amaneció 3ero del planeta, desplazando a Rory. Y ese trío considerado como el nuevo «Big Three», conformado por el norirlandés, Day y Spieth, parece tener una fuerte grieta.  Quienes supuestamente se pelean el poder del golf ahora no esos tres.

Desde que Jason y Jordan comenzaron a ganar el año pasado, ambos se han turnado en el liderato del mundo y en su minuto Rory trató de colarse. Pero no. Ahora va atrás en esa carrera y Dustin aspira a reemplazarlo, aunque le falta aún.

Las estadísticas odiosas respaldan esta teoría. Desde que los dos mejores del mundo aparecieron de lleno el 2015, durante ese año el norirlandés perdió protagonismo. Solo ganó dos títulos en el PGA tour de menor categoría frente a las tres victorias alcanzadas en 2014, dos de ellas en el The Open y PGA Championship. Siete top ten en ese año y en este nada de triunfos.

En cambio, el tejano celebró cinco victorias con dos majors el 2015 y al siguiente dos torneos ganados y un segundo puesto en el Masters. Por su parte, Jason Day conserva este 2016 tres campeonatos valiosos: el Arnold Invitational, Match Play y el Players Championship. Mientras que en el 2015 consiguió su primer “Grande” en el PGA Championship, además de otros 4 campeonatos, un tercer lugar y 11 top ten.

Dustin Johnson tampoco se queda afuera y comienza a superar Rory. En 2015 ganó un evento, dos segundos lugares y 11 top ten. Mientras que este año triunfó en el US Open, dos tercer puestos y nueve top ten.  Además superó al norirlandés del jugador con más Top 5 en las primeras dos rondas de los majores desde 2010.

Súmale que en este US Open Rory fue eliminado y quebró una racha de nueve majors consecutivos terminando Top 25. No hay dudas que el norirlandés está perdiendo terreno y los dos mejores del mundo le clavaron un neto golpe el año pasado y este domingo Dustin Johnson lo remató con otro.

Ahora DJ está tercero y ratifica el buen momento de su carrera. Tras estar suspendido por dopaje en 2014, al siguiente volvió con todo y hoy demuestra su trabajo. No hay año que no gane,  es que por octava temporada consecutiva consigue un título.

Un titán para el drive y hoy está tercero del mundo, a la caza de Jordan y Jason. Por qué no, con la regularidad que conserva este jugador con  nueve top ten en la actual temporada, dos tercer lugares y 3ero en el ranking de la FedEx Cup de a poco puede llegar a la cima.