TROON, SCOTLAND - JULY 15: Phil Mickelson of the United States hits a shot on the 1st during the second round on day two of the 145th Open Championship at Royal Troon on July 15, 2016 in Troon, Scotland. (Photo by Kevin C. Cox/Getty Images) ORG XMIT: 631393979 ORIG FILE ID: 547480608

FOTO

Hoy se abrieron los paraguas en Royal Troon. La lluvia cayó, pero no generó un gran movimiento en la parte alta del Open Championship. Phil Mickelson sigue líder y convencido que puede ganar su sexto major.

El zurdo aprovechó su espectacular vuelta 63 (-8) para hoy hacer 69 (-2) y puntear con -10. Pero le llegó competencia. Porque Henrik Stenson quiere cortar la racha norteamericana de las últimas seis victorias de estadounidenses en esta cancha por este torneo. El sueco tiró la mejor tarjeta del día con 65 (-6) y la segunda más baja de las dos jornadas.

Stenson tiene hambre y Phil se debe preocupar. Desde el 2008 lleva tres top 3 en el British Open. Pero si jugamos con las coincidencias, Mickelson tiene una muy buena para ganar. Arnold Palmer consiguió su 6º Grande en Royal Troon durante 1962. El estadounidense también busca su sexto major. El destino puede jugar a favor.

Pero también el destino no deja afuera a jugadores como el danés Soren Kjeldsen y el norteamerciano Keegan Bradley, ambos con -7 que se comparten el tercer puesto y vive un momento inédito en sus carreras. Mucho dependerá de lo que pase en esta tercera ronda. Phil puede seguir sólido y arrancarse o bien podemos ver a otro inspirado para pisar talones. ¿Quién podría ser?

En el golf el pronóstico es tan difícil como convencer para que Rory vaya a Río. Pero, por ejemplo, Zach Johnson va con -5. Póngase en el lugar que hace una vuelta -5 y se mete derecho a la pelea el domingo. Lo mismo podría hacer Sergio García, que está -4 y los otros cinco jugadores que tienen ese acumulado.

Tampoco hay que dejar afuera a McIlroy o Dustin Johnson. Ambos con -2. El primero empezó como flecha y se apagó en la segunda vuelta. Mientras que DJ mantiene con ritmo y en cualquier momento puede soltar a la bestia. Es cosa de empezar a meter y hay que agarrarle miedo a estos jugadores, que pesar de estar a ocho golpes de Mickelson, no lo podemos dejar morir.

Veremos cómo reacciona Phil o bien Royal Troon que, tarde o temprano, pondrá en juego un British Open cruel y maldito.