Foto

Tras la victoria de Patrick Reed en el The Barclays, el equipo estadounidense definió a sus 8 clasificados para la Ryder Cup. Los otros cuatro quedaron en responsabilidad del capitán Davis Love III.

Los ochos son Dustin Johnson, Phil Mickelson, Jordan Spieth, Patrick Reed, Brooks Koepka, Brandt Snedeker, Jimmy Walker y Zach Johnson.

Todos conforman un equipazo. Porque tenemos desde la juventud hasta la experiencia. Jordan Spieth no está en su mejor momento, pero tiene corazón y puede hacer una buena pareja para ganar sus puntitos en la Ryder. Por el otro lado, están los años en juego. Phil Mickelson jugará este torneo por onceava consecutivas y sus 46 años no son un impedimiento para ser el capitán en la cancha.

Estados Unidos necesita cortar la mala racha contra Europa y este equipo está comandado para romperla. Si un jugador no estadounidense o que haya estado lejos de clasificar a la Ryder hubiera ganado el Barclays otro sería el panorama. La victoria de Reed llega en el momento preciso. Así ratifica que los norteamerianos llegan con ritmo y a la altura.

Dustin está en uno de sus mejores momentos, igual que Walker. Dos ganadores de majors con triunfos merecidos. Sobre Koepka y Snekeder también clasificaron por mérito, fruto de la reguladirdad y grandes apariciones en torneos claves. Zach Johnson fue más sopresa. Tampoco ha sido destacado, pero sigue siendo un jugador que con actitud, experiencia y alma de joven en la cancha. Eso necesita Estados Unidos.

Ahora queda la elección de los cuatro golfistas. Al terminar el BMW, tercer torneo de la FedEx Cup y que culmina el 12 de semptiembre, se sabrán tres más. Mientras que el último será en el final del Tour Championship, último certamen y a días del inicio de la Ryder.

¿Quiénes suenan fuerte? Fowler, Bubba y Kuchar. El primero tiene alma de Ryder y peleó el título en el Barclays. El segundo lo mismo que el californiano, solo que no está con su mejor juego. Mientras que Matt ha tenido un excelente año, dándole el bronce para Estados Unidos en los Juegos Olímopico. Esa medalla suma hartos puntos.

Mientras que el último está en el dilema. Depende de mucho lo que hagan en los siguientes tres torneos. Pero James Furyk podría ser opción, igual que Justin Thomas o el propio Wiliam McGirt. La pelea aún está abierta.