Después que se suspendiera el transcurso de la tercera ronda del Flor de Caña Open se puede sacar una conclusión en general: el nivel está terrible en el Gucalito de La Isla de Nicagarua. 

Es que en esa cancha, el argentino Puma Domínguez, lidera el torneo del PGA Tour Latinoamericano con -19. Y eso que no ha terminado su tercera jornada cuando la tuvo que abandonar por falta de luz en el 14. La otra prueba del nivel alto es el corte, que filtró con -5.

Ahí quedaron eliminados los chilenos Christian Espinoza, Guillermo Pereira y Martín Ureta. Este último es el que más estuvo cerca para entrar. Tras su 67 (-4) del segundo día, fue un palo que le faltó para seguir jugando en Nicaragua.

A Espinoza le faltaron dos. Vueltas de 70 (-1) y 69 (-2) no la bastaron a «Tiger». «Dentro de todo, muchas cosas buenas son rescatar que apunté casi todos los fairways y en los greens me di chances. Pero, a pesar de haber putteado bien, no metí birdies claves», explicó el chileno.

Son errores que se pagaron. Porque Espinoza sólo hizo dos bogeys en ambos días y con putts errados. «El nivel está muy exigente así que simplemente hay que jugar mejor», aseguró. 

Algo similar vivió Mito Pereira. Precisos pero influyentes errores lo dejaron fuera. Primero partió con 70(-1) y en el segundo día dos bogeys y un triple en los primeros siete hoyos no lo dejaron con mucho que hacer. Sí, después no se subió más y embocó 5 birdies, pero ya era tarde. Así finalizó con  otro 70 (-1). 

«Jugué bien. Solo tuve dos hoyos malos, pero me sentí pegando sólido. Me dejé muchísimas oportunidades para birdie y fallé bastantes. El problema fuero dos hoyos que cometí errores, pero la verdad estoy muy parejo y seguro que vendrá alguna semana buena», afirmó Mito. 

La cancha también es otro factor. Es una ideal para atacar con birdies. En ese sentido falló Espinoza. Mientras que en el  Gucalito de La Isla de Nicagarua también se pagan fuerte lo errores y en eso cayó Pereira. 

Dos detalles chicos, pero influyentes para los chilenos que no pudieron comenzar con el pie derecho en el tour latinoamericano. Ahora vendrá el Open de México y seguro estará alto el nivel. Mientras Espinoza meta más putts y Mito evita los errores con mala consecuencia, será otro destino para ellos.