Al TPC de San Antonio fue a parar un nuevo torneo del PGA Tour, el Valero Texas Open, que sacó chispas en el día final. Los estadounidenses Charley Hoffman y Patrick Reed llegaron a un mano a mano en los hoyos finales. Y como suele ocurrir en este deporte, fue el putter que resolvió el conflicto.

Porque Hoffman embocó tres putts valiosos en los últimos tres hoyos: uno de metro y medio para par en el 16 y también en el 17 pero a dos metros. Pero el 18 fue el más letal. Primero Reed había hecho birdie, otorgando la presión para su rival y con el escenario casi listo para un desempate.

Pero un putt de casi tres metros para birdie hizo ganar el cuarto título del PGA para Hoffman, quien festejó con un fuerte “¡Come on!” cuando vio que su bola entraba por el centro del hoyo. Así, con su tarjeta final de 69 (-3) finalizó -12, uno menos que Reed, quien no pudo festejar en casa.

“Sin duda, este es el título más difícil de los que he ganado en la gira. Es complicado darse chances de birdie bajo presión, pero afortunadamente eso fue lo que pude hacer”, aseguró el campeón

Hace rato que este jugador viene dando que hablar. Lleva hartos años en el circuito, destacando su nombre en cuatro ocasiones y pronto dará el salto a un major. En sus 39 años lo más cerca que ha estado fue en el Masters del 2015, que por momentos estuvo puntero para terminar 9º. Para el US Open que viene, seguro es uno de los candidatos.

Si hablamos de jugadores en buenos momentos no queda indiferente el sudafricano Branden Grace, ganador en la semana pasado del RBC Heritage y que en San Antonio su lució con la segunda mejor vuelta del domingo: 67 (-5), que lo ubicó en el top ten y como el mejor extranjero del certamen con -8 en total.

Mientras, los dos latinos que superaron el corte no pudieron cerrar de la mejor forma. Pero igual fue un final feliz para el mexicano Abraham Ancer, porque  terminó en el puesto 42º, el mejor resultado que ha conseguido en el PGA Tour. En la última vuelta lanzó 74 tiros (+2) para su acumulado final de -2.

El argentino Andrés Romero puede sacar buenas conclusiones del torneo. Porque llegaba con malos resultados y a pesar de comenzar en los primeros puestos, obtuvo un 60º que devolverá confianzas al tucumano. En su vuelta final hizo 75 (+3) para culminar con +1 en total.

Este jueves veremos de vuelta acción en el circuito donde se jugará el Zurich Classic, que se disputará en el TPC Louisiana