Gentileza foto: upsport.cl

Paz Echeverría toma ritmo. En el baile del golf una vez descoordinado es difícil retomar los pasos grandiosos que diste alguna vez. Algo así le sucedió a la chilena, que el año pasado perdió la tarjeta del LPGA y donde este 2016 retomó la actividad en el Symetra Tour, circuito de plata femenino para volver a la elite de mujeres.

Y el camino es difícil. Paz volvió a este tour luego de tres años y ahora enmienda un nuevo camino que conoce perfecto, cada paso. Así consiguió el mejor resultado en un torneo desde que se ha instalado en el LPGA y Symetra. En el W. B Mason Championship, disputado en Brockton de Massachusetts, finalizó  5º de la tabla, acariciando el primer lugar.

El certamen, cuya duración fue de tres días, mantuvo siempre una expectación por quién se iba a atrever a quitarle el título a la ganadora estadounidense Nataly Sheary, quien con dos sobre par para el día dejó las puertas abiertas para la ofensiva de sus escoletas.

Una de ellas fue Echeverría. La sudamericana venía de un día espectacular, donde anotó una tarjeta 67 (-4), con triple bogey incluido. Así llegaba al domingo con una distancia de seis golpes. Parecía mucho pero en el día se fue acortando y la esperanza apareció cuando su nombre se veía a tres de la líder. Y en el golf, sobre todo en los últimos nueve hoyos de la competencia, todo puede pasar.

Dos birdies y un bogey en la ida ilusionaron a la chilena para alcanzar su primer título en Estados Unidos. Pero la ganadora no tuvo nada más que hacer que mantener ese resultado. Ninguna más pudo bajarse y alcanzarla, mientras que Paz hacía un bogey para firmar un 71(par) que la alzaba en el 5to casillero, su mejor posición.

Y claro, su actuación fue una novedad. En este circuito nunca había culminado en un Top 5 y tampoco Top 10. En sus tres años desde 2011 hasta 2013 había alcanzado siete Top 20 y este año ninguno. Así que fue casi como una victoria para la jugadora de Marina Golf Rapel, donde un golf y una mente potente ilusionan con otro buen rendimiento cuando juegue este fin de semana la Qualy para el US Open.

Por ahora logró su primer premio por el esfuerzo. Porque para cualquier golfista descoordinarse en el baile del golf y tratar de retomar consta de un largo e intenso trabajo.