Un grato recuerdo nos han dejado estos últimos cuatro Masters. Tres chilenos lo han jugado, marcando una etapa histórica para el golf chileno y aunque ninguno superó el corte, ver la bandera chilena fue un orgullo. ¿Alguno volverá el próximo año? ¿Toto Gana, por ejemplo, se repetirá el plato en el LAAC? ¿Joaco Niemann regresará como profesional? Los dos han decidido volver. ¿Cuándo? No se sabe. Mati Domínguez, tras no dedicarse, lo vive como un recuerdo, pero el caso de esta dupla es distinta. Una experiencia inolvidable, claro, pero que querrán repetirla otra vez y no como un jueguito.
Gana quedó más lejos del corte que Niemann, mas da lo mismo ese detalle. Lo cierto es que ambos saben que en Augusta National no se puede fallar ni menos dudar en los greens. Joaco lo confirmó para la Agencia EFE: «Así es el golf. Este campo es complicado y no perdona nada. Si pegas tiros malos, esta cancha te puede destrozar».
Verdad. Y esto se ratifica con Niemann. El chileno no se equivocó mucho en Augusta. Cada uno tiene sus propias teorías sobre su eliminación del Masters con tan buen juego, aunque los datos, sin embargo, no mienten. En referencia con todos los jugadores del field, Joaco estuvo por debajo del promedio en los greens con un 53% contra un 61% y también superó los dos días la media de la cantidad de putts por green. Solo ahí flaqueó el chileno.
Niemann, eso sí, destacó en otros aspectos. En los primeros dos días superó la media de los fairways. El field promedió un 63% y Joaco un 64%. De hecho, el driver fue su fuerte. El primer día fue el cuarto pegador más fuerte y entre los dos días se ubicó en el Top 10 gracias a un bombazo de 325 yardas. Harry Ellis (358), Gary Woodland (347), Thomas (340) y Woods( 339), entre otros, fueron los animales que lo superaron en esta estadística.
La regulación también cuenta. En el promedio de los tiros de salida, exceptuando los pares 3, Niemann superó la media. El primer día promedió 309 yardas contra 290 y el viernes 301 versus 291. Importante estadística para sus siguientes torneos en el PGA Tour. Si bien no es una regla para triunfar, las canchas exigen un buen tiro largo para hacer score y el chileno posee esa virtud, pues lo ha demostrado en el último US Open y el reciente Masters.
Los momentos de Niemann en Augusta también dejarán huella para el golf chileno. En sus cuatro hoyos finales y sobre en los últimos dos demostró por qué jugó el Masters. Joaco estaba entregado, pero dejó un notable registro que hasta ahora nadie ha podido igualar en la actual versión del Masters. El chileno ha sido el único del field que acabó con birdie en el 17 y 18. Dos hoyos muy complejos desde el Tee y el tiro a green. En ambos hoyos tampoco tuvo que meter un kilométrico, tuvo que embocar unos putts regalados. Ese fue un gran momento, porque terminó como un soberano rey, dejando su corona de amateur, y abarcándose a conquistar la del profesionalismo, mejor despedida de esta etapa no pudo haber sido: En Augusta National y con una estadística que ni los mejores del mundo han podido igualar.
Esos datos, momentos y más ha dejado Niemann en su última aventura como amateur. ¿Lo volveremos a ver aquí? Debería, porque esta combinación gran tremenda entre Augusta y el chileno merece una revancha.