Lo decíamos: en el nivel que está Jhonattan Vegas es como para decir que es el mejor momento de su carrera. Y hoy lo ratificó. Porque en el Canadian Open del PGA Tour el venezolano celebró su seguro título en el circuito, cuyo cierre solo se podía imaginar en un sueño.

Porque Vegas llegó este domingo en el 15º puesto y a cinco del líder. La cosa es que el latinoamericano fue tomando terreno y usurpando cada putter que se le pasaba por delante. Su comienzo y final en el Glen Abbey GC lo dicen todo: cinco birdies en línea durante el 2 y 7, un bogey entre medio, otra vez se bajó en el 13 y sobre el final, en los últimos tres hoyos, embocó tres birdies más para cerrar una victoría épica.

64 golpes (-8) anotó en la última ronda, suficiente para derrotar por uno al escocés Martin Laird, Dustin Johnson y John Rahm, un español que lleva dos segundos lugares en un mes, justo desde que se hizo profesional. Increíble.

Pero para el venezolano lo fue aún más. En Canadá durante los últimos dos días fue un matador. Sobre todo en la última vuelta, con nueve birdies y como si hubiese estado enseñando una clase de precisión. Pues el Jhonattan metió los primeros cinco birdies de la primera vuelta sin tener que patear desde más allá de los tres metros. Y después, de remate, finalizó con tres birdies más.

Este jugador, con la vuelta de 60 de la semana pasada en el Barbasol Chamnpionship y de la manera que cerró el triunfo este domingo, está para otras cosas. Porque cuando un golfista está inspirado, independiente del procedimiento, no hay que sorprenderse de aquí a adelante.

Vegas consiguió su segunda victoria en el PGA Tour, la primera en el Bob Hope Classic del 2011. Tan gozador fue este triunfo que ahora tendrá el derecho de jugar a partir de este  jueves el PGA Championship. Pero también obtuvo la clasificación al Masters de Augusta 2017 y , claro, aseguró su tarjeta completa para el próximo año en el PGA Tour. Solo queda para aplaudir y colocar una candidatura para este jugador en Río, porque su juego da como para colgarse una medalla.

Mientras, los otros latinos tuvieron algunos avances. El argentino Emiliano Grillo escaló hasta el puesto 43º con-2 total y un poco más atrás quedó Camilo Villegas, terminando 49º, igual que el mexicano Carlos Ortiz. Miguel Angel Carballo se mantuvo en lugar 79º.