Crédito fotográfico: Enrique Berardi | LAAC
Por @augustopero
Es hora de entender y comprender:
Así como dice el título, es hora de entender y comprender, pero no solo eso, sino que admirar y apreciar lo que está sucediendo con el golf nacional. Al leer estas palabras, muchos pensarán que solo hablaré de Joaquín Niemann y su gran presente y sí, hablaré de él extendidamente, pero no me detendré solo en su gran desempeño, sino que también en el gran avance del golf en Chile.
Hace muchos años -por allá en 1963- un desconocido golfista chileno llamado Enrique Orellana sorprendería a todos los chilenos con su gran clasificación (más bien invitación) al Masters Tournament en Argentina. Algo que era absolutamente impensado para todos, Enrique se lo propuso y lo logró. Muchos pensaron que sería un gran envión anímico en las generaciones que venían,pero el transcurso del tiempo nos demostró lo contrario, pocos se animaban a jugar y así se fue perdiendo el encanto y las ganas de ganar en un deporte que probablemente solo entendemos los golfistas, y de pronto, también se perdía el envión que dió Enrique en aquella época.
Luego de muchos años, en los que pasamos trágicos momentos como sociedad, en el desencanto de la población, un golpe de estado y un sinfín de cuestiones políticas, volvimos a la tranquilidad y prosperidad a la cual nos tenía acostumbrado Chile. Y tal como volvía el país a reencontrarse, de la mano venían nuestros deportistas y como no, los golfistas también.
Ya en la época del 2000 empezaba a aparecer el nombre de un golfista valdiviano que nos sorprendería a todos por mucho tiempo. Él es Felipe Aguilar, cuyo recorrido golfístico es de notable trayectoria logrando afianzarse en el European Tour por mucho tiempo e inclusive ganando dos títulos. Felipe fue y es una gran inspiración para muchos de los actuales jóvenes que hoy tratan de ganarse un puesto en el mundo del golf. Su legado, de hecho, es inmenso, ya que por mucho tiempo fue el mejor golfista de Chile y a muchos nos hizo creer en más de una oportunidad que los Majors sí eran posible clasificar. Nos hizo ver que los juegos olímpicos no son algo muy lejano compitiendo mano a mano con Justin Rose -el N°1 del mundo en ese momento- y nos hizo pensar en que con muchas ganas, tiempo y dedicación que sí se puede vivir del golf. Por esto y por todo lo que ha logrado, a Felipe no le podemos reprochar nada, sino que por el contrario, mucho que agradecer y admirar. Gracias por tanto.
Paralelamente a Aguilar, emergía otra de las grandes promesas del golf y como no mencionarlo también, aparecía el gran Mark Tullo. Como amateur fue de lo mejor que se vio en esa época y como profesional logró, al igual que Felipe, afianzarse en el European Tour (ganando también en el Challenge Tour) durante muchos años. Digno de imitar. Si hay algo que realmente cabe destacar en Mark es su humildad, simpatía y su gran carisma. Pocas veces he visto y tenido la oportunidad de compartir con alguien como él, la gente que lo conoce probablemente coincida conmigo, simplemente un CRACK. Gracias Mark por todo lo que le has dado al golf nacional.
Luego de muchos intentos de varios golfistas por entrar al PGA Tour empieza a aparecer la figura de Benjamín Alvarado, un tipo con un swing realmente admirable, probablemente el más perfecto que he visto a nivel latinoamericano. Con una gran carrera como amateur, Benja nos hizo creer después de mucho tiempo que el PGA Tour estaba mas cerca que lejos del golf nacional y así fue. En cuestión de unos años y con mucho esfuerzo, Alvarado nos sorprendía a todos ganando en el Web.com Tour. He ahí donde por primera vez un chileno consiguetarjeta en el PGA. Una vez dentro del tour, empieza la pesadilla. Lamentablemente fue un año muy complicado, con muchas lesiones y sumado a la gran exigencia del tour, Benja no logra asegurar su tarjeta para el siguiente año y vuelve al Web y al PGA Tour LA. Si bien aún no logra afianzarse una vez más en las grandes ligas, este golfista nos devolvió la ilusión que muchos tuvimos de ver un chileno en el PGA. Gracias por tanto Benja y a recuperarse, que el nivel lo tienes.
Es tiempo de empezar a hablar de nuestras grandes figuras actuales. Mito Pereira y Joaco Niemann
Guillermo Pereira, aquel jugador que hace poco tiempo jugaba en el PGA Tour LA, hoy en día ya tiene un MAJOR en el cuerpo. Mito de muy chico se sabía con grandes capacidades para un deporte tan especial como el golf. No tardaron en tildarlo de la gran promesa del golf mundial y obviamente eso a nadie le gusta cuando los deportistas son tan jóvenes, las comparaciones públicas son lo peor para cualquier deportista.
Ante esta situación, Pereira no se achicó y respondió a todas esas expectativas, acaparó las miradas probablemente de todos los amantes del golf para luego darle una pausa a este deporte. Eran tan fuerte las ganas de jugar golf que no tardó tanto tiempo para regresar y como siempre supo, volvió a un gran nivel. Ese nivel que lo llevó a hacerse profesional y a ser el jugador revelación en el PGA LA, ganando un título en Uruguay y logrando el tan ansiado cupo al WEB.COM TOUR. Con un juego muy sólido de tee a green demostró por qué llegó a ese circuito y que nada fue regalado, sino que, costó mucho trabajo y esfuerzo. Si bien su segunda parte de la temporada no fue como él quería, de todas las experiencias se sacan aprendizajes y conclusiones, esas mismas que puso en práctica cuando llegó el verano de 2019 y arrasó prácticamente en todos los campeonatos que jugó (circuito de la V región), ganándole incluso a joaco en su mejor nivel. Una gran demostración de lo que se llama aprender de los errores y cómo no, para darse una nueva oportunidad.
Realmente pienso que Mito es un gigante del golf nacional, quizás de esos que pocas veces veremos. Tengo toda la fe en que volverá más fuerte que nunca al Web (ahora Korn Ferry Tour) y que muy pronto te veremos en el PGA TOUR, el lugar donde te mereces estar por tus grandes condiciones. Personalmente lo conozco muy poco, pero sé que algún día se dará la oportunidad, todo a su tiempo. Ánimo y gracias por representar a Chile como lo haces.
Se acerca la época de 2013, cuando en el Club de Polo se aparece un joven llamado Joaquín Niemann que se matricula en la academia de Eduardo Miquel. Para muchos un desconocido, para otros la gran promesa del golf. Desde entonces comenzamos a presenciar un tremendísimo jugador. Su carrera como amateur es probablemente de las mejores que se puedan ver en el mundo. Empieza a hacerse notar en muchos de los campeonatos jugados en Chile, destacándose por ganar su categoría en la mayoría de los abiertos, en los cuales jugaba y muchas veces ganó varias categorías juntas, esto ya nos hacía pensar en que se venía un tremendo jugador. Pero no nos quedamos ahí, en 2014 da la tremenda sorpresa al ganar el Junior Orange Bowl Championship (torneo también ganado por Benjamín Alvarado) un torneo de alta reputación mundial y que pocos jugadores actuales podrían contar que lo consiguieron.
Ya entrando en el 2017 Joaquín consigue llegar a ser el N°1 del MUNDO amateur, hito que ningún latino había antes conseguido. Los campeonatos que llevaron a Joaco hasta este sitial fueron nada más ni nada menos que el Taylor Made-Adidas Golf Junior, en Innisbrook; en el Junior Invitational en Sage Valley; en el Campeonato Internacional de Aficionados de México, el Sergio Garcia Invitational, obteniendo en todos estos el 1er lugar. Hasta aquí Joaco ya no era una promesa, sino que una realidad. Fue el jugador amateur que se mantuvo durante más tiempo (durante esa temporada) como N°1 del ranking mundial y en consecuencia lo hizo ganador de la medalla Mark H McCormack, siendo el primer jugador sudamericano en recibirla.
En Enero del 2018 tendría su gran revancha en el famoso LAAC, ya que el año anterior lo había perdido ante su gran amigo Toto Gana. Pero este año Joaco no se permitiría perder de nuevo y en el último día salió con todo en busca del campeonato y lo ganó. Pero no la tuvo nada de fácil, Alvaro Ortiz acechaba, pero por suerte no le alcanzó. Este triunfo le permitió a Joaquín ir al Masters de Augusta como ganador del LAAC. Su estadía en dicho lugar no fue la que esperaba, pero sin lugar a dudas se llevó una gran experiencia. Luego de este campeonato, sus pasos a seguir eran entrar a la universidad en USA para luego tomar el profesionalismo, pero una mala prueba de admisión a la universidad haría que todo cambiara para Joaco. El profesionalismo era una realidad. Gracias a las invitaciones que consiguió, entró directo al Valero Texas Open y no defraudó. Consiguió un 6to lugar que nos hacía soñar con que conseguiría la tarjeta, tal como Jon Rahm y Jordan Spieth, los únicos jugadores en lograrlo de esta manera (con puras invitaciones) y no desaprovechó las oportunidades.
Con el correr de los campeonatos siguió con sus grandes resultados y lo consiguió. Joaquín ya era parte del PGA TOUR.
Ahora, según los entendidos, se venía la gran misión: mantener la tarjeta. Partió el año de buena manera -pasando cortes pero sin grandes resultados como la pasada temporada- hasta que se empezó a enfrentar con una seguidilla de cortes no clasificados que le hacían ponerse presión para el final de la temporada si su misión era mantenerse en el tour. Como era de esperar, una ola de rumores, malas vibras y comentarios fuera de lugar se hacían ver en los aficionados del golf en Chile, pero Joaco siguió creyendo en él, en sus capacidades y poco a poco fue demostrando que su mentalidad ganadora y luchadora estaba más fuerte que nunca, hasta que llegaron los buenos resultados de nuevo y esos dos top 5 le hicieron asegurar su tarjeta para el próximo año. Toda una hazaña que nunca un chileno había antes conseguido. Y no nos olvidemos que solo tiene 20 años…
Creo que ya no tenemos nada más que decir y que el futuro que tiene Joaco es y estoy seguro que será, inmenso. Empecemos a dimensionar lo que este jugador tiene todavía por dar y por demostrar, antes de juzgar pensemos en que estábamos nosotros cuando teníamos 20 años y luego demos nuestra opinión. Vale la pena reflexionar.
Felicitaciones a su equipo y su polola que lo logran mantener centrado y focalizado en su trabajo y no en lo que diga o piense la gente. Bien por ustedes.
Como diría el gran Pedro Carcuro «me pongo de pie» y me saco el sombrero ante estos jugadores y en especial ante Mito y Joaco. Como dije al principio; es hora de entender y comprender, pero mucho más que eso, de empezar a apreciar y a admirar los tremendos jugadores que tenemos. Muchas veces sin tener conocimiento de causa tendemos a criticar y juzgar lo que hacen…
Cómo no mencionar en esta columna a muchos golfistas chilenos que nos representan por el mundo y con mucho orgullo. Gracias por tanto también a Juan Cerda, Hugo y Horacio León, Nico Geyger, Matías Calderón, Pipo Guidi, Cristóbal Del Solar y tantos otros. Ánimo muchachos que lo mejor está por venir. ¡No se rindan!
Augusto Peró.

Comentarios

Comentarios