El chileno Felipe Aguilar es un deportista innato. Al principio de este año corrió la triatlón Iron Man, entrena con su bicicleta todos los días y este domingo podría sumar su tercer título en el European Tour. Porque al Volvo China Open llega compartiendo el liderato con el danés Lucas Bjerregaard.

El valdiviano llegó a la cima en la segunda ronda y no la quiere soltar. Este sábado en el Topwin Country Club logró una tarjeta de 67 golpes (-5) para acumular -16 en total. Su recorrido fue eficaz en los primeros nueve hoyos, embocando cuatro birdies. En el regreso hizo lo propio con dos birdies más y un bogey para compartir el primer puesto con el danés, quien hizo el mejor score del día: 65(-7).

Pero la pelea por el campeonato sigue viva para los de abajo. Son cuatro los jugadores con -14: el sueco Alex Noren, el inglés Tyrrel Hatton, el chino Li Haotong y el belga Nicolas Colsaerts. También tiene ilusión el francés Grégory Havret, que mantiene su -13 con hartas expectativas.

Los que acumulan -12 no se dan por perdido tampoco y en la lista de cuatro jugadores que lo tienen está el paraguayo Fabrizio Zanotti, quien hizo 67 (-5) hoy para ser también candidato para mañana. El otro latino en disputa, el venezolano Wolmer Murillo, se ubica 64º con par de cancha.

Mañana se resolverá con golf el título, quien mejor juegue y lo demuestre en los fairways y greenes, ganará el torneo. Apuesto por Aguilar, quien cuando llega líder a una disputa final, la presión se le vuelve a su favor y empieza a meter putts como si fuera un día de práctica.