Foto: Little Rock Golf
La hora de la verdad ha comenzado para Matías Calderón. El final del Q-School para el Sunshine Tour arrancó este lunes en el Randpark Golf Club de Sudáfrica y serán cinco días intensos para el chileno, que ha pisado tierra firme en la primera ronda.
Mati firmó una vuelta de 72 (Par). Dura y pareja. Un total de 16 pares anotó en su recorrido, viendo solo un bogey y birdie. Pero ha sido duro su día. En el drive anduvo errático y sus hierros no lo acompañaron. Así que el juego corto ha tenido que lucirse. Casi que por obligación. No quedó otra. En esos tiros evitó unos tantos bogeys peligrosos. Es que al final acabó en el puesto T46 y de haberse subido estaría en posiciones lejanas para la clasificación.
Sí, son 90 los hoyos que tendrán que jugar para conseguir la tarjeta del Sunshine Tour. Esto es el comienzo. Pero ojo al charqui. Tendrán estatus quienes finalicen los 30 mejores más empatados, mientras que antes habrá un corte después de 72 hoyos para el Top 60. En esa línea, Calderón inició conforme. Porque está a dos golpes de la zona de entrada y respira tranquilo entre los 60 mejores.
«Di mi 100%, que es lo que más tranquilo me deja y todavía quedan cuatro vueltas, así que todavía se puede», aseguró el chileno.
«La cancha tiene de todo un poco. Hoyos largos y hoyos que hay que pegar fierros al medio», analizó.
La aventura de Matías seguirá este martes en un campo donde el chileno ya le puso al ojo. Aquí puede ver el detalle de sus resultados. LEADERBOARD