Foto: www.zimbio.com

Espectacular cierre de Emiliano Grillo en el The Barclays. Solo un golpe le faltó para alcanzar al campeón Patrick Reed y consagrarse por segundo vez en el PGA Tour. Pero eso queda en el demás, porque el argentino presenta uno de los mejores juegos y así lo demostró en el primer torneo de la FedEx Cup.

El chaqueño hizo 69 (-2) en el Bethpage State Park y terminó -8. Repetimos, solo un tiro faltó para optar al desempate. Bogeys en el 11 y 14 fueron la causa de esa opción. Mientras que el birdie al final solamente fue la guinda de la torta de una tremenda actuación.

De esta manera, Grillo quedó 6º en el ranking de la FedEx Cup. Un privilegio total ubicarse en esa zona.  Porque el argentino se aseguró estar entre los 30 mejores de la final en el Tour Championship y, por lo tanto, tendrá pasajes para los cuatro majors del 2017. Un crack.

Grillo es solo elogio. Estar entre los seis mejores del año es un privilegio y demuestra el trabajo de este jugador. Bajo un swing impecable, celebrado en el circuito y un juego muy regular, el argentino se ha ganado un puesto propio en el PGA Tour. En cualquier momento le tocará ganar un torneo importante. Es cosa de tiempo.

Hay dos cosas que se destacan a la hora de analizar a Grillo. Su habilidad sobre el green es una. Con el putt, el chaqueño tiene un toque muy fino. Y lo segundo es la sicológica. Quizás le falta cerrar mejor. Pero con sus 23 años tiene una regularidad única. Fiel reflejo es cómo repara sus errores. Comete uno y lo arregla.

De hecho, desde el US Open en Oakmont, desarrollado en junio y donde han pasado cinco torneos, hizo un doble bogey. Y ese fue recién en la segunda ronda del Barclays. Hay que considerar en evitar el doble no fueron en eventos de bajo perfil. Un WGC, dos majors y unos Juegos Olímpicos fueron parte de ese proceso.

Así, con 23 años, Grillo tiene una carta de presentación única. Tan sólido su  juego y convicción por ganar es que este jugador en cualquier momento le sale otro título importante. Si conquista uno, otros le saldrán como birdies. Pero, hasta ahora, el argentino se metió en la lista elite del PGA Tour y eso traerá múltiples beneficios.