Little Rock

Matías Calderón tuvo un impecable comienzo en la segunda fase del Q-School para el European Tour. Con una vuelta de 70 (-1) estaría, mientras y con tres rondas más por disputar, en zona de acceso para llegar a la final. 

El chileno embocó cuatro birdies y así estaba hasta llegar al hoyo 14. Un doble bogey más un bogey lo llevaron al -1. Pero todo con un juego impecable. De tee a green. En fairways casi no erró y estuvo sólido al putter. Sobre todo por en los últimos seis hoyos. Ese doble surgió por una caída al búnker que nada pudo hacer, pero durante ese tramo fue el approach y putter que lo salvó. En resumen, un completísimo jugador que sabe aprovechar las oportunidades y cuando arreglarse en los problemas.

El bajo par en estas situación es celebrado. Quedan tres rondas más para avanzar y aunque no se ha definido cuantos clasifican, su actual posición (16º, donde faltan hartos aún por finalizar la Ronda) lo tendría con un pie adentro. 

Calderón cumplió la misión del primer día. Adaptarse a la cancha en ritmo de competencia para poder rematar los otros días. Eso esperamos de un jugador que ha estado fino durante esos meses. 

Nico Geyger y Mark Tullo aún están jugando en otra cancha.