ABC
Primero la espalda y luego una infeccción en el oído y gripe. A Jason Day le llueve sobre mojado. Esta mañana renunció al WGC México Championship, primero del año, y será el único integrante del Top 50 fuera del torneo.
«Estoy realmente decepcionado por no jugar. Tengo una infección en el oído y gripe, lo que me impide prepararme y jugar en el torneo», explica parte del comunicado. Tampoco es que se la ha caído al mundo al australiano, ni menos su carrera está en picada. Es más. Seguramente lo veremos en acción y atacando en los próximos torneos. Pero no ponemos en duda de que no está corriendo por un buen momento, al menos desde la parte física.
Después de ganar el Players Championship en mayo del 2016 no se la ha visto llevarse ningún triunfo desde la fecha. Luego de eso salió 2º en el PGA Championship y hasta la FedEx todo bien. Porque fueron en los playoff del PGA Tour donde Day se lesionó la espalda y no apareció hasta el 2017. Durante este año ha superado tres de cuatro cortes y destacó con el 5º puesto en el AT&T Pebble Beach Pro AM, pero fue insuficiente para prolongar las 47 semanas que estuvo en la cima mundial.
Así que más por golf, ha sido su salud y físico que ha frenado este jugador. Una clara prueba de lo competitivo que está el golf mundial. Duermes una siesta y pierdes. Es hora de despertar, Jason.