Foto: www.difusiondeportiva.cl

Joaquín Niemann es de acero. Si hay alguien con seguridad, ese es Joaco. Y esa cualidad en el golf es la más valiosa por lejos. Hoy en la tercera ronda del Western Amateur clasifició entre los 16 mejores y entró a la fase de Match Play.

Un día intenso tanto físico como emocional. Lo primero porque jugó una jornada a 36 hoyos en el Knollwood para hacer 70 (-1) y 71 (par). En suma, Par para el campeonato y finalizado en la casilla 12º del tablero. Y emocional porque el chileno, después de una ronda maratónica, tuvo que afrontar un desempate para acceder a la siguiente fase y ser el único latino con vida en este torneo.

Cinco jugadores quedron empatado en el puesto 12º  y solo uno hizo bogey. Ese no fue Niemann, que ahora se tendrá que medir con el mejor.

El rival será el inglés Sam Horsfield. Hablamos de un chico de 19 años que ha jugado por dos años consecutivos en el US Open y por mérito propio en clasificación. Esta semana fue el 1º con -15 en total y sacó nueve golpes al segundo, cerrando con una vuelta de 64 (-7) en una cancha que califica en el nivel difícil para cualquier profesional. Sí, es una bestía.

Pero también chocará con otra bestia. Joaco tiene dos años menos y se parará a su altura sin problemas. Al inglés no le vendrá fácil este partido y sería interesante saber si está al tanto del rival que enfrentará en la mañana de este viernes. Además, el formato presta para cualquier resultado. Se empieza de cero y el -15 contra el Par no hace alguna diferencia. Solo el hoyo por hoyo.

«Es el rival más fuerte que me pudo haber tocado y por un lado me gusta eso, pero también va estár difícil. Es uno de los mejores jugadores del college y dos del mundo en el Ranking Amateur», aseguró el chileno.

Y lo que decíamos ayer no era un titular más. Es cierto. Joaco se pone a la altura de cualqueira y, sin ser univiersitario, enfrentará a uno de los mejores en un match que promete sacar chispas. Este no será una mera conformación, el chileno saldrá con todo para seguir escalando. Y acuérdese, este chico no tiene techo.

TABLERO