Foto: www.emilianogrillogolf.com

Si hay un jugador que se le ve un futuro de éxito ese es Emiliano Grillo. En el PGA Championship terminó 13º, un lugar mentiroso por su actuación. Tampoco lo afirmamos por el fanatismo con el argentino. Pero lo cierto es que el Chaqueño estuvo peleando desde el jueves el título y, a pesar de no quedar en el Top Ten,  hoy pertenece al selecto grupos de los 14 jugadores que superaron todos los cortes de los cuatro majors del año y fue el tercer mejor de ellos.

En sus 23 años ha disputado cinco Grandes y en todas a ha llegado al fin de semana. Eso habla de un jugador bueno para el golf. El swing del Grillo es aplaudido en el PGA Tour y cuando anda prendido en el putt es de otro nivel. De hecho, ese es su tiro más fuerte, considerando que lo jugó mal la tercera ronda y se bajó de carrera para el título.

Ese grupo de los 14 jugadores que superaron todos los cortes de los cuatro majors se encuentran Jason Day, Jordan Spieth, Lee Westwood, Danny Willett , entre otros. De ellos, Grillo tuvo el tercer mejor score agregado con tres sobre el par desde el Masters hasta el PGA. Solo lo superan Day con -9 y Spieth +3.

Ningún otro jugador latinoamericano, aparte Roberto de Di Vicenzo, ha quedado eliminado por el corte en el debut de sus primeros cuatro majors. Angel Cabrera, el Gato Romero, Carlos Franco ni Camilo Villegas pudieron hacer la hazaña que logró Grillo.

Esta semana en Bartusrol tampoco Grillo se entregó la cancha. Al contrario, en su tarjeta su máximo error fue un bogey. Es más, desde el US Open, disputado en una de las canchas más difícil de Estados Unidos, no hace un doble bogey. Han pasado cuatro torneos, entre ellos un WGC (Bridgestone Invitational) y dos majors (The Open y PGA), donde este jugador no ha visto un descalabro en sus 288 hoyos. Por ejemplo, tanto Day, como Spieth Dustin Johnson y Stenson han hecho al menos uno. Hablamos de una mente de acero, un ingeniero del golf que arregla cualquier problemas que se le enfrente.

Un jugador así tarde o temprano celebrará un Grande. En los cuatro majors logró Un Top 20 y dos Top 15. En el Masters finalizó 17º, excelente para jugar por primera vez en Augusta y en el US Open de Oakmont 54º. En el Open 12º, su mejor actuación en resultados. Porque en juego sin dudas fu el PGA Championship. Desde el día 1 se metió en la pelea y el domingo, que se jugó 36 hoyos, salió con Jason Day todo el día.

Son 23 años que parecen 43. Como si toda una vida golfística pasó por ese cuerpo. A corto plazo, vienen los JJOO de Río y del fuerte field que hay con Stenson, García, Bubba, Fowler, Kuchar y Reed, el argentino es uno de los candidatos más fuertes detrás del sueco y quizás empatado con el español. Además con se sitúa dentro de los 30 mejores para llegar a la final de la FedEx Cup en Atalanta.

Veremos qué nos muestra el argentino. Constancia, precioso swing, mente de acero y un excelente putter han sido su espectáculo. Sí, en cualquier momento salta a la elite del golf, porque a esta altura se puede parar al frente de cualquiera. Miedo no hay, solo fuerza.