Foto

Matías Calderón dio un paso firme. En Bologna selló su paso a la segunda fase del Q-School del European Tour. 

Y para el ex jugador de Little Rock fue una tremenda experiencia, que la contó para Puro Golf. Estas fueron sus sensaciones:

-Hoy Por fin le pegué bien a la pelota y partí prendido: tres menos en los primeros 4 hoyos. Eso sí, sentí mucho nervio, sabiendo que tenía que hacer una buena vuelta para darme la chance. Traté de bajarme aún más para llegar más relajado a los últimos hoyos que son difíciles. Aunque no cayeron birdies e hice un bogey, cerré con tres buenos pares en hoyos difíciles que me hicieron pasar justo en el número. Así que estoy contento. 

-Objetivos cumplidos, tanto en avanzar como el aprendizaje que tuve en esta semana, jugando con jugadores de mucha más experiencia y trayectoria que yo. La verdad es que se portaron excelente conmigo.

-Está semana me preocupé siempre de dar lo mejor. Tratar de pensar en el resultado lo menos posible. Obviamente que igual se piensa, pero mi objetivo fue siempre dar lo mejor y pelear todos los tiros. Así me daba un poco de calma a mí mismo en caso de fallar algo. Los nervios siempre estuvieron y obvio que el resultado quería que saliera, pero al final si sé que di lo mejor de mí. El golf a veces da y quita. 

– En fin, fue notable la experiencia. De todos los otros con los que jugué todos tenían algo de experiencia en el Tour. Uno tuvo la tarjeta 7 años del European y todos habían jugado torneos de ese circuito o el Challenge Tour.