Este domingo Georgia promete un día sangriento. Cada uno de los postulantes de la chaqueta verde está dispuesto hacer todo para quedarse con el primer major del año.

El doble bogey que hizo Jordan Spieth, líder con acumulado de -3, dejaron a muchos jugadores contentos con el error del texano. El estadounidense que pretende rompe varios records en la versión 80º del Masters arruinó una vuelta que lo dejaba con distancia suficiente para comenzar más tranquilo la última ronda.

Jordan terminó con bogey y doble bogey, haciéndolo firmar una vuelta de 73 golpes (+1) que lo deja con un tiro de diferencia. El Masters está más vivo que nunca. En el 2º lugar escolta Symile Kaufman (EEUU) con -2 en total, un debutante en Augusta que en la temporada del PGA ya consiguió un título y este sábado fue el mejor score: 69 (-3).

El viento que hubo este sábado en Augusta dejó varios danmificados, como Rory McIlroy, quien acabó con 77 (+5) para ubicarse 13º con +2 y tendrá que concentrarse l sufiente, lo bueno para èl es que con menos presión, para presionar con un acumulado al menos de bajo par.

Pero no solo fue gris en Augusta. La tercera ronda tuvo recuerdos y los hizo realidad., Porque el alemán, Bernhard Langer, de 58 años y ganador de chaquetas verdes en 1985 y 1993, está dispuesto a romper todas las apuestas. Su vuelta de 70 (-2) lo deja 3º con -1. El japonés Hideki Matsuyama está muy vivo también y empata en la tercera plaza.

Y no dejen por muerto a Jason Day. El australiano hizo -1 y su acumulado de par de cancha lo tiene a solo tres de Spieth, quien si escucha como puede embocar el Nº1 en salidas más adelantes presión puede sentir. Dustin Johnson (EEUU) y Danny Willet (ING) también se pueden vestir de un color que combine con el verde, porque están con par y una buena última ronda los puede dejar con opciones a la espera de lo que hace Jordan.

Los records que habrán este domingo son un punto aparte en Augusta. La historia desafía en esta versión del masters y lo más probable que habrán nuevos registros. Al menos Spieth ya logró algunos hasta hoy, pero realizados o no, los tiene que validar.

De las tres veces que ha jugado en Augusta, las tres ha partido liderando el domingo el defensor del título, que de ganar acompañaría al trio de Jack Nicklaus, Nick Faldo y Tiger Woods en ser los únicos que han podido repetir el plato de forma consecutiva. Pero también sumaría hitos todavía no descubiertos:: en la historia de este torneo nadie ha ganado dos chaquetas verdes consecutivas liderando las ocho jornadas. Tampoco un ganador de 22 años ha triunfado dos veces.

Dicen que mañana Spieth juega contra la historia, y también Langer. El alemán, primero en el ranking del  circuito de senior Champions Tour, tiene una última oportunidad en su carrera para quedar en los recuerdos más fascinantes de Augusta. Primero es el más veterano en jugar un fin de semana en este “Grande” y el más veterano ganador sería si se coloca por tercera vez la chaqueta.

Tom Watson desafió la historia en el British Open cuando en 2009 estuvo a punto de ganar, pero en Augusta nunca ha ocurrido este escenario y Langer, contra todas las desventajas que tiene en Augusta por el largo recorrido de la cancha, quiere hacer historia. Un reconocimiento que desplazaría nada más ni nada menos a Nicklaus como el más veterano en probarse una chaqueta verde.

¿Imagina a Spieth colocándole la chaqueta a Langer? Lo sabremos este domingo.