James Hahn holds the winner's trophy after his one-stroke victory on the third playoff hole against two other players in the final round of the Northern Trust Open golf tournament at Riviera Country Club in the Pacific Palisades area of Los Angeles Sunday, Feb. 22, 2015.(AP Photo/Mark J. Terrill)

De afuera y quien no lo conoce, el golf se ve aburrido y lento. Pero de adentro, es un deporte único, porque entrega momentos especiales que lo hace grande, como pasó este fin de semana en Carolina del Norte cuando se jugó el Wells Fargo Championship del PGA Tour.

En el Quail Hollow Club, escenario del torneo y cancha que albergará el PGA Championship 2017, se vivió una muestra real de la grandeza de este deporte. La victoria en desempate del estadounidense James Hahn no quedó invertida, porque su triunfo lo acompañó un pobre historial, al que nadie daba un peso por él . Pero lo hizo. En la última ronda del certamen escaló hasta el primer lugar y celebró se segundo título del circuito.

Hahn demostró cómo uno se puede levantar de la frustración y lo reflejó con el golf. Antes de llegar al tee de partida el jueves venía con ocho cortes consecutivos no superados. ¿Leyó bien? Sí, desde febrero no llegó a competir al fin de semana. Tampoco había bajado los 70 golpes en las últimas 18 vueltas. Razón y resultados que lo hicieron tomar cartas al asunto y habló con su caddie luego de su eliminación en el pasado Zurich Classic. El juego lo tenía (y creo que todo lo tenemos si jugamos de hace varias años), pero la cabeza no. Esa era la pieza para arreglar, no la salida de su swing ni sus movimientos imprecisos de caderas. “La mente es un instrumento muy poderoso en cualquier situación de la vida y en golf yo diría que mucho más”, aseguró luego de su triunfo.

Y la prueba más clave fue el domingo, donde James le bastó hacer 70 (-2) para ir a desempate con su compatriota Roberto Castro. Y en la definición en el hoyo 18 solo necesitó un par para ganar. En rigor, solo se propuso ganarse a sí mismo y con esa victoria pasó por encima de jugadores como Justin Rose, Rickie Fowler, Phil Mickelson y Rory McIlroy, quienes miraron de cerca a este ganador que enseñó que la perseverancia es el secreto para levantarse de la frustración en la vida y en el golf.

Así quedó la tabla final, donde en los latinos Fabián Gómez destacó siendo top ten en la ubicación 9na.

.1. James Hahn (USA) 279 (70+71+68+70) (-9)
.2. Roberto Castro (USA) 279 (71+66+71+71) (-9)
.3. Justin Rose (ING) 280 (70+70+69+71) (-8)
.4. Phil Mickelson (USA) 281 (69+70+76+66) (-7)
.4. Rory McIlroy (NIR) 281 (73+69+73+66) (-7)
.4. Andrew Loupe (USA) 281 (65+71+74+71) (-7)
.4. Rickie Fowler (USA) 281 (71+68+68+74) (-7)
.8. Lucas Glover (USA) 282 (71+70+70+71) (-6)
.9. Danny Lee (NZL) 283 (72+71+73+67) (-5)
.9. Fabián Gómez (ARG) 283 (75+69+69+70) (-5)
———
28. Camilo Villegas (COL) 288 (74+71+70+73) (Par)
53. Ángel Cabrera (ARG) 291 (73+72+74+72) (+3)
53. Jhonattan Vegas (VEN) 291 (73+70+74+74) (+3)
61. Emiliano Grillo (ARG) 292 (74+71+71+76) (+4)
65. Carlos Ortiz (MEX) 293 (71+74+74+74) (+5)