Foto

Claudia Camargo vive uno de los mejores momentos de su vida. Claro, en cuanto laboral. Porque hoy se encuentra como árbitra oficial de los Juegos Olímpicos del golf femenino. Pero Río no es su primer logro, esta mexicana-chilena ha vido otras experiencias como réferi en el Open Championship 2014, US Women´s, entre otros torneos de envergadura. Un lujo.

Hoy, como Miembro del Comité de Reglas de la Federación Chilena de Golf, habló con Puro Golf antes de su viaje a Río de Janeiro. Nos contó de su experiencia como árbitra en este deporte y en en el comportamiento del golfista aficionado. Además, explicó cómo llegó ser invitada a los Juegos Olímpicos.

-¿Para el golfista es una desventaja no saber de reglas?

«Sí, porque si tu no sabes cuáles son tus opciones cuando tu pelota está injugable. Dependerá del conocimiento de la persona que va junto a ti. Y si no conoces la regla, ¿cómo vas actuar? Imposible.

-¿Las reglas en el golf son subjetivas?

«Generalmente, no. Las Reglas son blanco o negro. Si tu tocas un impedimiento suelto en el bunker, no hay vuelta atrás. Pero también hay sitauciones que lo hacen subjetiva, como en el caso de Dustin Johnson en el US Open.  Porque quedó la duda si hizo algo para causar el movimiento de la pelota».

«Las reglas no son subjetivas, pero existen situaciones que pueden determinar si una decisión es subjetiva».

-¿Cómo está evolucionando las reglas producto de la tecnología? Ya que nombraste el caso de Dustin Johnson.

«Es un tema que está en proceso de ser legislado. Es desafortunado que pasen estas cosas, pero por otro lado es una tecnología que hacen que las reglas se apliquen como debe ser. Ahora, no es totalmente justo, porque no todos los jugadores traen un camarógrafo todo el tiempo. Hay que legislar dos cosas: Qué información vamos a tomar en cuenta desde la televisión y cómo vamos hacer para que esa información llegue a los jugadores lo más rápido posible.

-¿Qué se siente ser una mujer árbitra cuando en el golf la mayoría son hombres?

«Mi primer campeonato importante fue el Open y efectivamente eramos como de un grupo de 60 personas, siete u ocho mujeres. Creo que el golf es un poco así. El número mujeres en administración es bajo, aunque se están viendo cada vez más. Vamos ir cambiando de poco a poco nuestra percepción de la equidad. Mi invitación a los Juegos Olímpicos, por ejemplo, no hubiera llegado si no fuera mujer.

-¿Por qué no hubieses sido invitada a Río si no fueras mujer?

«El golf lo rigen el R&A y el USGA. Pero hay un ente que es la Federación Internacional de Golf, que organizan campeonatos internacionales, como los Juegos Olímpicos. Dentro de ese directorio se ha creado la idea de que hay que involucrar más a las mujeres. De ser sido hombre no tendría la posibilidad de ser invitada, por ejemplo, al US Women´s.

-¿Tres reglas que un golfista aficionado tiene que saber?

«La primera, pelota injugable. Cuando tu bola está en un lugar donde no puedes jugar, ¿qué debes hacer? Todo golfista tiene que saber la solución. La segunda es cuando tu pelota está en un hazard de agua y no quieres o no puedes jugarla. Hay que saber las opciones. Y tercero, cuando tu stand o área del swing está interviniendo por una obstrucción inamovible.

-Último, ¿tres reglas que un golfista no sabe?

«Todo el tiempo nos damos consejos y no es por infringir las reglas. No sabemos qué es considerar consejo y qué no dentro del golf. La segunda, más que regla, son las definiciones. Hay personas que no saben que una obtrucción puede ser movible o no de la cancha. La tercera es que muchos de los jugadores no saben proceder cuando se mueve tu pelota y es algo que nos ocurre súper seguido.