Foto: Getty Images
Cuando solo restan dos torneos regulares en el calendario del European Tour, Felipe Aguilar analiza lo que ha sido su temporada y además, proyecta lo que podría ser una extenuante lucha en la Q-school del circuito, tal como lo fue el año pasado.
No ha sido un año muy fácil”, comienza describiendo el valdiviano lo que ha sido su 2018 en Europa. Con un cuarto lugar en el Tshwane Open como mejor resultado de la temporada, Aguilar se encuentra bastante lejos de asegurar su lugar de manera directa para 2019.
Desde ahí en adelante, pocas fueron las alegrías conseguidas por el chileno. Una mala racha de varios cortes sin superar, sumado a no lograr un Top 20 desde mayo, lo tienen en el puesto 163° de la Race to Dubai, registro que entrega 110 tarjetas a quienes terminen en esos lugares.
Siento que he jugado cada vez mejor, pero los resultados no han sido tan buenos“, algo que se refleja en los 165 mil euros que lleva en su temporada, insuficientes para lo que nos tiene acostumbrado Felipe.
El reciente ganador del Abierto Hacienda Chicureo, cree y siente que puede lograr algo parecido a lo de 2017, cuando tras estar casi eliminado de la clasificación, repuntó en los últimos hoyos para obtener una dramática tarjeta en España.
Ahora estoy en Chile preparando lo que serán mis últimos torneos y ya comenzar a preparar la Q-school para continuar compitiendo acá en Europa“, clasificación donde podría compartir lugar junto a Matías Calderón, el otro chileno que se mantiene en disputa por un lugar en el European Tour.

Comentarios

Comentarios