Jul 30, 2016; Springfield, NJ, USA; The practice green during the third round of the 2016 PGA Championship golf tournament at Baltusrol GC - Lower Course. Mandatory Credit: Eric Sucar-USA TODAY Sports

Foto:www.cbssports.com

Es como si no hubiese pasado nada. La tormenta llegó a Bartusrol y solo algunos pudieron finalizaron su día en la tercera ronda del PGA Championship. Pero las figuras tendrán que intentar jugar los 36 hoyos este domingo y, así posiblemente, definir el torneo. Hasta ahora, muy difícil.

Y aunque con la naturaleza no se puede hacer nada -ella manda-, sí la organización debió tomar precaución. Se venía anunciando la tormenta y, al menos, los jugadores pudieron haber partido simultáneamente por el Tee del 1 y 10. Pero no. Y para mañana el pronóstico no se ve cambiante.

El lunes, si es que la naturaleza lo dice, se terminará el campeonato, que hasta ahora se ve tan incierto su cierre como el posible ganador. De lo que alcanzaron a finalizar la vuelta, destacaron los 65 de Kevin Kisner y Padraig Harrington. La ventaja que que tienen los dos: vienen frescos y su vuelta final será mucho antes que los candidatos, que llegarán justito para el cierre de la jornada.

Streb, Walker, Day, Grillo, Stenson, Kaymer, Reed, Kopeka y Fowler, los que están ahí para luchar para el título, tendrán un día maratónico. El desgaste se notará en algunos de esos jugadores y la parte emocional como física será nuevos requisitos, aparte de juego y frialdad, para ganar el cuarto major del año.

Lo que suceda, en total, dependerá del juego de cada uno. Así de simple. Grillo deberá meter putts en estos greens que en algún momento estarán blandidos, perfecto para tirarla firme al hoyo.