Terminado el World Golf Championship-Dell Match Play, Jason Day se coronó del torneo que alguna vez lo ganó en 2014. Tras una final donde el australiano demostró muchas más cualidades que el sudafricano Louis Oosthuizen, ganando su match en el hoyo 14, le dio el privilegio de despertar este lunes como flamante número uno del mundo. De esa manera, Jordan Spieth fue destronado como el mejor del planeta para darle lugar a un australiano que está dispuesto a probarse la chaqueta verde la próxima semana.

Pero Day no es el único en racha durante estas últimas semanas. Su compatriota, Adam Scott, ha levantado dos trofeos en torneos válidos por el PGA Tour durante este año, permitiéndole liderar el ranking actual del FedCup con 1,705 puntos, escoltado precisamente por Day (1,222).

En suma, en las últimas cinco semanas del PGA Tour, cuatro torneos han sido ganados por dos australianos. Scott lo hizo en el The Honda Classic, disputado en Palm Beach (Florida) y el World Golf Championships-Cadillac (Trump National Doral, Florida). Mientras que el número uno del mundo triunfó en los dos últimos certámenes del circuito: el Arnold Palmer Invitational presented by MasterCard( Bay Hill Club & Lodge, Florida) y el reciente World Golf Championship-Dell Match Play (Austin Country Club, Texas), cuyos matchs todos los ganó del hoyo 16 para abajo, salvo el de la semifinal donde batalló hasta la última bandera del campo contra el norirlandés Rory McIlroy.

El actual presente de los australianos no solo se refleja en los buenos resultados obtenidos por los torneos PGA Tour, sino que también en el World Golf Ranking: Day regresó a la cima y Scott permanece en el 6º casillero. A partir de este jueves los jugadores del circuito norteamericano seguirán compitiendo en Texas. El GC of Houston será sede del Shell Houston Open, donde al parecer los australianos  no estarán en el evento y seguramente lo harán para guardarse de lo que se les viene la próxima semana: The Master Tournament.