Foto

Quedan dos días para que Felipe Aguilar se embarque desde Santiago hacia Río de Janeiro. Son las 9.30 AM. Mientras, en una mañana completamente despejada en la Hacienda de Chicureo, el chileno lleva una hora entrenando en la soledad y a un ritmo musical donde solo él se puede dar el gusto de hacerlo en una cancha de práctica.

El valdiviano, con 150 pelotas a sus pies, pega con fade a través del Hierro 9 cada uno de sus tiros, los mismo que le han traído problemas en sus últimas vueltas. Y en eso, responde una ronda de preguntas sobre su carrera en el extranjero, del golf chileno hasta su gran y duro desafío del presente: los Juegos Olímpicos.

-¿Ha sido especial tu preparación para los Juegos Olímpicos?

“No he hecho ninguna práctica distinta. Como compito tanto en el año, no hay preparación diferente. Es lo mismo como si fuera un torneo del Tour Europeo”.

-¿Entonces qué será distinto en Río 2016?

“La emoción, el ambiente y el contexto. Pero el golf sigue siendo el mismo, un torneo de cuatro días Stroke Play y en una cancha nueva”.

-¿Medalla sí o no?

“Dependerá de cómo juegue. Si juego bien voy a sacar medalla y lo tengo que hacer durante cuatro días. No puedo hacerlo un día más o menos. Depende de mí”.

-¿Te da más confianza las bajas de los primeros cuatro del mundo en los JJOO?

“No hace ninguna diferencia. Todavía quedan jugadores como Henrik Stenson, Sergio García, Rickie Fowler, Bubba Watson y si sumas así tenemos un tremendo field. No cambia mucho”.

-¿Qué aprendiste de los Panamericanos donde conseguiste el Bronce?

“Quedé con la bala pasada. Obviamente porque veía puntero durante todos los días.

-Es otra cosa los JJOO de Río…

“Es una competencia distinta y otro nivel que los Panamericanos. Mucho más competitivo, mejor ranking mundial, todo. Otra cosa. Ahora, en algún momento de mi carrera, he jugado con todos los que van. Entonces no son inalcanzables. El golf tiene esa ventaja que un jugador de atrás le puede ganar al de adelante”.

-¿Prefieres partir puntero o “pasar piola” en las primeras rondas del torneo olímpico?

Siempre es bueno pasar piola. Pero hay jugadores que prefieren ir puntero, porque llevas una ventaja. Pero pienso que es más fácil cazar a que te vayan cazando. La presión es bastante fuerte, especialmente en ese nivel de juego”.

-¿Algo así como saltar en la tercera ronda al liderato?

“Claro, jugar bien el último día. En mis victorias del European Tour, en la primera, fui puntero desde el segundo día y en la segunda nunca fui puntero hasta el Hoyo 18 cuando la metí desde afuera. Uno nunca sabe”.

-¿Por qué elegiste a tu esposa (Loreto Santa Cruz) como caddie?

“La Loreto es buen golfista y me conoce muy bien. La gente podría pensar que es poco convencional, pero quien la conoce sabe que es súper profesional para lo que hace. Me ha llevado los palos antes y en torneos grandes. Entonces para mí no hace ninguna diferencia”.

-¿Te ayudará más en la parte sicológica que en la golfística?

“Sí, es un tema de confianza. La Loreto sabe cómo soy, sabe cuándo hablarme, cuando estoy jugando mal, qué decir y cuándo quedarse callada, y eso para un golfista es súper importante.

-¿Te hubiese gustado jugar en equipos?

“Sí, hubiese sido mucho más entretenido jugar en equipos. Pero si se hacía, era difícil coordinar los puntos del Ranking Mundial. Hubiese sido bueno jugar tres medallas o incluso mixto. Pero fue lo que fue no más”.

Aguilar se da un momento para pegar pelotas. Sigue con el hierro 9. No hace falta hacer preguntas. Su concentración lo dice todo. Pero así empezamos a conversar sobre su futuro.

-¿Te quedan más de 10 años de carrera activa en el golf?

“Solo el de arriba sabe”, se ríe.

-¿Qué objetivo te falta para culminar tu carrera?

“Podría ser una medalla o ganar un torneo Flash Chip en Europa, que son campeonatos grandes en el circuito, como el Irish Open, algo así”.

-¿Descartas jugar un major?

“Ya no juego clasificaciones a los majors. Es mucho desgaste y si entro, lo voy hacer por derecho propio en una invitación. A mí no me mueve jugar uno”.

-Tienes que armar un cuarto para jugar, ¿con quiénes lo harías?

“Jack Nicklaus, una mina que sepa jugar y un cómico, para que me hiciera reír en la cancha”.

-¿Tu palo favorito?

“El Drive”.

-¿El tiro que más te incomoda?

“La madera 3 por arriba del agua. Es un green y un golpe que no quiero enfrentar”.

-Tras pegar todos sus tiros, en un ambiente cómico con su coach, Hugo Contreras, el valdiviano finaliza su entrenamiento. La música sigue sonando, con algunas interrupciones por Whatsapp que suenan, algunos del grupo que tiene de todos los latinos que jugarán en Río. Tras chequear su celular, comienza a lavar sus palos para hablar del golf chileno.

-Se habló harto de la baja del Abierto de Chile en el PGA Latinoamericano. ¿Qué opinas?

“He estado poco involucrado. Lo más probable es que se haya bajado porque están pidiendo mucha plata para hacer el torneo. Lamentablemente cada vez que se hacen estos tipos de campeonatos no hay ningún jugador chileno que juega en el extranjero. Sería distintos si estuviera Benjamín (Alvarado), yo, que estoy en la mitad de la temporada cuando se disputa, Nico (Geyger), Mark (Tullo). El PGA exige distintas fechas. Ahora, yo no sé cuál es la interna de la organización.

-¿Cómo ves a la nueva camada de golfistas?

“Muy buena. Hay muy buenos golfistas en Chile. El tema es que necesitan un poco de fortuna cuando jueguen los torneos clasificatorios. Todos juegan bien y tienen que tener suerte en los campeonatos para entrar a los circuitos destacados”.

-Por tu experiencia, ¿le recomendarías partir por Europa?

“Sí, absolutamente. También en Asia. El PGA Latinoamericano es más competitivo. Lo bueno de jugar en Sudamérica es que es más barato y en habla hispana. Pero a la larga si quieres jugar a nivel mundial, no hay que hacerlo por Sudamérica.

-Son las 11.30 y Felipe Aguilar termina uno de sus últimos entrenamientos de cara a los Juegos Olímpicos. Apaga la música, se despide de los presentes y acelera en su carrito de golf para hacer las maletas a Río.